La transformación digital debe beneficiar a todos

Diego del Alcázar, VP de la IE Business School. Foto: Cortesía

Estar disponible para clientes, proveedores y empleados las 24 horas cada día de la semana es el reto y deseo de las organizaciones y eso solo se logra mediante la transformación digital, que conlleva echar mano de herramientas como la nuble, dispositivos móviles, la inteligencia artificial y ahora también la realidad virtual o aumentada.

Es, a consideración de Diego del Alcázar Benjumea, vicepresidente de la IE Business School, un cambio positivo que hace que las organizaciones sean más eficientes y productivas, y con esto puedan mejorar la calidad de vida de la gente. Pero es también una transformación que conlleva ciertos riesgos. El Foro Económico Mundial (WEF) ya alertó que uno de ellos es el desempleo.

Abordar la transformación digital en un foro como el Alumni Weekend, que la IE ha celebrado en Miami, Hong Kong, Londres y Dubai, y que trae por primera vez en México, es de cierta obviedad para Del Alcázar, un emprendedor nato y experto en inversión de capital semilla, que ha impregnado de ese ADN muy suyo a la institución que dirige.

El eje central será el cambio digital en las organizaciones, un tema, observa el entrevistado, del que en realidad se ha hablado poco tiempo para la dimensión del impacto que ha tenido.

“Son diferentes oleadas de transformaciones digitales… y probablemente ésta no es la misma transformación digital de la que hablábamos hace cuatro años. De hecho, ya estamos en una segunda o tercera etapa de cambios. Y al ser tan rápidos, nuestros antiguos alumnos están buscando adaptarse lo más rápido posible, lo que hace que esta temática sea esencial”.

Sobre la elección de México para realizar el Alumni Weekend por primera vez en América Latina, Del Alcázar destaca el liderazgo del país en la transformación digital. No le falta razón, un estudio de la consultora Clowder Tank indica que en esta nación el tema está más presente en las conversaciones digitales, que en cualquier otro país de la región.

También influye que 1,155 egresados de esa institución son de origen mexicano, entre ellos Alejandro Ramírez, CEO de Cinepolis, Daniel Muñiz Quintanilla, director de Finanzas y Administración de Grupo México, o Javier Martínez Modoro, director digital de Grupo Bursátil Mexicano (GBM), todo ellos conferencistas del Almni Weekend.

“Alejandro Ramírez tiene muchísimo que contar, su industria es probablemente una de las primeras que vivió la primera oleada de transformación digital y es de las más expuestas a estos avances. Luego está Daniel Muñiz, que está en la antípoda de lo que debería ser la transformación digital, y lo importante es entender cómo aplica ésta en industrias donde aparentemente no tiene mucho impacto -como la minería. Él es uno de nuestros alumnos más antiguos.

“También está Hugo Sosa -director Big Data Sale- de Oracle, un experto en este campo que tanto nos está afectando a todos”, expone el académico en entrevista telefónica.

Transformación para todos

Diego del Alcázar Benjumea no evita hablar de los riesgos de la acelerada transformación tecnológica “en la que se ven muchísimas ventajas, pero también muchos riesgos en gran parte asociados a la incertidumbre, el cambio siempre genera incertidumbre”.

Uno de esos riesgos, menciona, está asociado al mercado laboral, que podría verse afectado por la robotización, automatización y la inteligencia artificial. Un informe del WEF reveló en enero pasado que tan sólo la digitalización y la impresión 3D acarrearían la supresión de cinco millones de empleos.

Al respecto, Del Alcázar comenta: “Son temas que debemos estudiar con profundidad, porque sabemos que el mercado laboral se debe adaptar y se debe hacer eficiente, y eso seguramente permitirá que los trabajadores vivan en condiciones mejores, a pesar de que ya no puedan hacer un trabajo tradicional, y que probablemente mejoren su renta per capita. Por tanto, la distribución de la riqueza tendrá que hacerse acorde a aquellos que les cueste más trabajo adaptarse”, expuso.

Por ello, enfatiza, “administraciones, gobiernos y empresarios deben tener la sensibilidad suficiente para que la riqueza, la productividad y la mejora en la calidad de vida, se redistribuya de la mejor manera posible hacia aquellos que están más expuestos, y para eso la formación es esencial”.

La tecnología en las escuelas de negocios

La IE Bussiness School tiene muchas cosas qué presumir. De entrar, estar considera como una de las mejores escuelas de negocios del mundo. “Llevamos tres años consecutivos siendo el número uno en las puntuaciones más importantes del mundo como MBA (Master of Business Administration) online.

La escuela española ocupa el lugar 12 en el ranking del Financial Time, en el que destaca el progreso económico de sus egresados, la diversidad de género y de su población estudiantil en general y la generación de ideas. La mayor fortaleza de los egresados en su capacidad emprendedora y su visión internacional de los negocios.

Por supuesto, la tecnología está presente en los contenidos y la práctica diaria. La IE cuenta con su escuela de Ciencias Humanas y Tecnología, que ofrece “píldoras” muy concretas en diferentes áreas de desarrollo tecnológico “para adaptar a nuestros estudiantes a los nuevos tiempos”.

El perfil del egresado, complementa el directivo está fincado en cuatro pilares: el emprendimiento, las humanidades (hay que formar personas en su parte más humana, menciona Del Alcázar); la diversidad (la IE tiene estudiantes de 128 naciones, ninguna tiene más de 10% de predominancia), que se da también en las distintas disciplinas de los estudiantes; y la tecnología y la creación de startups.

“Queremos que fomenten la innovación y que nosotros los podamos acompañar en este camino… y ayudándolos a ellos, nos ayudamos -también- a nosotros a adaptarnos a los cambios lo más rápido posible”.

Aquí se hace patente el sello de Diego del Alcázar en la IE Business School, donde han nacido startups como Tyba, una plataforma que permite a las empresas mostrar su filosofía y ambiente de trabajo, y que este año fue adquirida por Graduateland, luego de levantar 4.75 millones de euros de inversionistas, de acuerdo con información de Crunchbase.

“Prácticamente, inicié mi carrera en el mundo de emprendimiento. Trabajé para compañías, fundé un fondo de capital semilla, estoy muy vinculado porque -además- soy socio fundador del The South Summit, uno de los eventos más importantes del mundo del emprendimiento y que acaba de tener lugar en Madrid. En el IE hemos comentado muchísimo esa mentalidad emprendedora, es algo que va impregnado en nuestra sangre y que queremos seguir ejecutando”.

México-España, relación positiva

Diego del Alcázar también califica la relación entre México y España de “tremendamente positiva”, con una hermandad que se mide más allá del número de inversionistas que hay de un lado y del otro, atraídos por las oportunidades del mercado producto de las crisis económicas o el cambio tecnológico, y por el conocimiento de una sociedad que no resulta ajena.

“En España hemos vivido un momento de crisis económica muy importante y eso ha tenido un impacto significativo en la mentalidad de las personas. El perfil del emprendedor español es el de una persona tremendamente formada… La crisis tiene -también- un impacto en la movilidad de la gente y el español vio dónde estaban las oportunidades, muchas se presentaron en México, y fue por ellas”.

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.