Trabajo indigno en el país aumenta 30 por ciento

Suma 25.6 millones de plazas. Foto: Especial

El trabajo indigno en México ha crecido 30% en los últimos 12 años, lo que afecta a 23.6 millones de personas que tienen condiciones laborales precarias, revela el análisis de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, a través del Observatorio de Trabajo Digno.

Convocados a una mesa de diálogo “Por un trabajo Digno”, Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, informó que entre 2006 y 2018, se incrementó en casi 6 millones el número de personas trabajadoras, con empleo y salario, que no cuentan con condiciones dignas de trabajo.

“Eran 19.7 millones de personas a fines de 2006, se incrementó a 23.6 millones de personas a fines de 2012 y para fines de 2018, sumaron 25.6 millones de personas”, expuso.

En ese sentido, detalló que 8 de cada 10 personas que cuentan con un empleo y salario, tienen al menos alguna de las 5 carencias de incumplimiento para reconocer su empleo como digno, éstas son:

  1. Subocupación
  2. Jornadas laborales superiores a 48 horas a la semana
  3. Ingreso laboral insuficiente para adquirir la canasta básica
  4. Falta de afiliación a la seguridad social
  5. No hay un contrato estable de trabajo

Informalización forzada

Otro aspecto del mercado laboral es “la informalización forzada”, es decir, cuando el patrón, ya sea persona moral o física, decide no afiliar a los trabajadores a la seguridad social como marca la ley.

“Sumaban 14.6 millones las personas informalizadas y representaban 45 por ciento. Y, a fines de 2006, eran 10.9 millones y representaban el 42% de personas que contaban con un empleo y salario; pero, sin seguridad social”, comentó.

En ese sentido, comentó Gómez Hermosillo, “es urgente explorar una transición a un sistema de protección social que logre la cobertura universal progresiva, iniciando por los sectores más pobres y avanzando progresivamente en los diferentes componentes como: acceso a servicios de salud, pensiones en edad avanzada; ingresos en caso de incapacidad o incluso desempleo”.

Acompañado por el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (Coneval), Gonzalo Hernández Licona, dijo que hay diversos aspectos que se deben trabajar para avanzar en un trabajo digno, entre ellos el incremento del salario; de ahí que aspectos como mantener la inflación es fundamental, porque “está comprobado que si sube la inflación, de manera automática se incrementa la pobreza laboral”.

CRÉDITO: 
Blanca Juárez y Pilar Martínez / El Economista