Trabajo freelance, alternativa ante crisis por Covid-19

Al menos 6 de cada 10 profesionistas en México, ha optado por trabajar como freelancer. Foto: Especial

Desde el inicio de la pandemia, las personas que trabajan en esta modalidad ha crecido más de 60% en todos los sectores.

Ser freelancer no es una tarea sencilla, sobre todo si incursionas por necesidad. A mediados de abril, Marissa fue despedida de la agencia en la que laboró por cinco años. La razón fue que por la crisis del coronavirus no tenían recursos para pagar y no sabían si sobrevivirían. El estrés y deudas la invadieron, sobre todo porque no había empleo en ningún lado, así que decidió ser freelancer.

Con los conocimientos de la agencia, buscó clientes, aunque admite; “no ha sido sencillo, sobre todo porque muchos no tienen presupuesto y no se quieren arriesgar. Es un cambio drástico pero me está gustando”, contó en entrevista con El Economista.

Como Marissa, esta modalidad se ha vuelto un recurso obligado ante la falta de empleo durante la pandemia. Al menos 6 de cada 10 profesionistas en México, ha optado por trabajar como freelancer, revela OCCMundial.

Guillermo Bracciafore, cofundador y director de operaciones de Workana, plataforma de mercado de trabajo freelance y remoto, explicó que durante el confinamiento, ha crecido el número de freelancers. Tan solo en México, en el portal crecieron 77% y entre las razones principales están el despido o buscar ingresos extras.

“Siempre tuvimos freelancers en áreas como diseño, programación, redacción, pero ahora estamos creciendo mucho en marketing digital, soporte de clientes, soporte administrativo, pagosde impuestos, seguimiento de cobranza que antes no se tercerizaban tanto por los papeles que involucraba, pero que hoy es más sencillo. También han crecido otros como contadores, arquitectos e ingenieros”.

Sin embargo, otros optan por esta modalidad por comodidad y hacer lo que de verdad les apasiona. Este es el caso de Fric Martínez, quien tenía un empleo que no lo llenaba y la idea de hacer más rica a una empresa no era parte de su plan de vida, por lo que renunció para ser freelancer desde hace 20 años, haciendo lo que le apasiona y con proyectos valen la pena. Hoy, además de su trabajo, ayuda a otros a través de su libro "Conviértete en un freelancer chingón".

“Lo que más promuevo para ser freelancer es hacer uso del talento y habilidades que se tengan, dedicarse a lo que de verdad les apasiona, pero también ser consciente que no siempre va a ser fácil”, expresó.

Un estilo de vida

Tanto para Fric como Guillermo, convertirse en un freelancer no es una decisión sencilla y no debe tomarse a la ligera o por obligación.

“El ser freelance es una decisión de estilo de vida. Antes de esto, habíamos visto que 50% e incluso un poco más de los freelancers, decidieron serlo por algún evento importante como tener hijos, casarse o alguna enfermedad”, afirmó Guillermo.

Como Fric indica en su libro, lo primero que se debe tener en cuenta es que habrá épocas de “vacas flacas” y los resultados no serán inmediatos. “Esto te prepara mucho para las adversidades”.

Asimismo, se debe ser consciente de los talentos y habilidades personales, e irse abriendo en el medio. Si aún no se está muy seguro de este estilo de vida, se puede hacer a la par del trabajo formal.

Los especialistas condicen que para tener éxito, lo más importante es crear una adecuada marca personal, que puede potenciarse a través de redes sociales, plataformas para promoverse y recomendaciones.

Si bien requiere un cambio de mentalidad, auto disciplina y saber promoverse, Fric y Guillermo consideran que los beneficios valen la pena. Se puede trabajar desde cualquier lugar e incluso ciudad, tener contacto con diferentes empresas, incluso transnacionales, “terminas haciendo proyectos que te llenan el alma”, señala Fric, entre otros.

Los retos

La competencia será mayor en la nueva normalidad, pero Guillermo considera que también habrá un cambio en general, sobre todo con las empresas que buscarán colaborar con este tipo de profesionistas.

Sin embargo, el mayor obstáculo sigue siendo la falta de seguridad social, por ejemplo, algo en lo que gobiernos de diferentes países no han trabajado.

“Prácticamente estamos ‘a la buena de dios’. En cuestión de seguros, no hay alguno para nosotros, falta regulación de los países en este sentido. Nosotros estamos en pláticas con aseguradoras pero todo lo que se pude hacer es privado, es necesario que el gobierno haga regulaciones”, finalizó Guillermo.


CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario