Trabajar a profundidad y no en exceso, la clave para el exitoso

Foto: Shutterstock

¿Cuál es el secreto de las personas exitosas? ¿Dedicación, conocimientos o ciertas habilidades? Si bien estos son factores influyentes, hay uno que es fundamental pero que no se valora como debe ser: trabajar a profundidad.

Actualmente los trabajadores y millones de empresas realizan menos trabajos a profundidad y optan por actividades superficiales, es decir, aquellas que dan la apariencia de estar ocupado, que se hacen sin ser consciente de ello y que no tienen un gran valor. Por ejemplo, responder emails, invertir mucho tiempo en internet o hacer presentaciones para reuniones que no son de gran importancia.

Esta es la preocupación que el profesor Cal Newport, especialista en Ciencias de la Computación en Georgetown University, expone en su libro “Enfócate”, en donde indica que el trabajo superficial impide pensamientos profundos como crear una estrategia de negocios o planear mejor los gastos en la compañía.

Para Newport trabajar a fondo es una aptitud crucial para aquellos que quieren avanzar en una economía de información globalmente competitiva, la cual tiende a dejar de lado a quienes no son aptos.

“El trabajo de profundidad es cada vez más escaso, pero al mismo tiempo más valioso. Como resultado de esta dinámica, triunfarán quienes cultiven esta aptitud y hagan de ella el pilar de su vida”.

Cuatro razones para trabajar a profundidad

Trabajar a fondo puede parecer complicado o poco eficaz, pero realmente es la clave del éxito por cuatro razones:

  • Ayuda a aprender cosas difíciles rápidamente: desde el punto de vista neurocientífico, una persona aprende más cuando se concentra gracias a la mielina, una capa de tejido graso que envuelve las terminaciones nerviosas y funciona como aislante para que las células actúen más rápido y con mayor eficacia. Cuando hay gran concentración en una destreza específica, aumentan las capas de mielina que a su vez mejora eficazmente el potencial.
  • Aumenta la productividad: la clave es hacer el trabajo intelectual difícil en segmentos largos e ininterrumpidos. Al maximizar la intensidad al trabajar, aumentan los resultados en menor tiempo.
  • Mejora el bienestar personal: el mundo personal es producto de todo a lo que se presta atención. Al dedicar tiempo suficiente a tareas profundas, se observará que muchas de las que parecían importantes y serias realmente no lo son, lo que aumentará la felicidad.
  • Incrementa el gusto por el trabajo: al prestar atención profunda a lo que es importante e ignorar las cosas negativas superficiales, se tiene una mejor percepción de la vida laboral, ya que la persona se involucra más, se deja llevar y disfruta más de lo que hace.

Tecnología, ¿amiga o rival?

Newport señala que uno de los principales enemigos del trabajo a profundidad es el uso excesivo de las nuevas tecnologías como los dispositivos móviles y el internet.

Si bien éstos han permitido mejorar los procesos de comunicación y flujos de trabajo, también debilitan los músculos mentales encargados de la atención porque usualmente se utilizan ante la menor señal de aburrimiento o reto cognitivo.

Para evitarlo, el especialista propone el método sabbat de internet (también llamado desintoxicación digital) término promovido por el periodista William Prowers y que consiste en designar un tiempo de abstención de dichas tecnologías, un día a la semana por lo menos.

EE

Detalla que aunque el trabajo requiera del uso del internet, se puede reducir el tiempo invertido haciendo cuatro cosas: asigna un tiempo para revisar y responder correos; programa su uso en el trabajo y el hogar; evita usarlo como medio de entretenimiento y aléjate en la mayor medida de las redes sociales.

“Trabajar a fondo es difícil y el trabajo superficial es fácil; dada la ausencia de metas claras para tu trabajo, la apariencia de estar visiblemente ocupado que se da en el superficial se vuelve aceptable.

Nuestra cultura ha adoptado la creencia de que cualquier comportamiento relacionado con ‘la internet’ es bueno, independientemente del impacto que tenga sobre nuestra capacidad para producir cosas valiosas. Trabajar a fondo debe ser una prioridad en el clima empresarial de hoy en día. Si crees en el trabajo a profundidad, obtendrás grandes ventajas personales”.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.