El talento joven desarrolla un liderazgo moderno

La humildad es indispensable para dirigir un equipo. Foto: Cortesía

Los millennials están cambiando la forma de trabajar, se preocupan por tener espacios confortables y horarios flexibles, también apuestan por un liderazgo moderno que no marca diferencias entre colaboradores, buscan terminar con las jerarquías y mantener una retroalimentación constante.

“Cualquier persona puede ser jefe, pero no cualquiera puede ser líder”, dice en entrevista Julio Rodríguez, director de la planta en Ecatepec de Mondeléz México, empresa que elabora snacks, y añade que un buen líder es aquel que se preocupa por que la gente crezca, tanto de forma personal como profesional.

Julio, de nacionalidad costarricense y con un espíritu emprendedor, es el director más joven de la compañía, detalla que la humildad es indispensable para dirigir un equipo y que para “estar bien como profesionales tenemos que estar bien como personas”.

Por ello, en la planta de Ecatepec, donde se producen más de 30 mil toneladas al año de queso Philadelphia, los trabajadores cuentan con horario flexible, se eliminaron las jerarquías y creó un lugar abierto, llamado Open Space, donde todos los equipos pueden interactuar y en el cual son pioneros, porque la mayoría de las empresas que cuentan con una iniciativa de este tipo son corporativos.

Como resultado de estas estrategias aumentó la eficiencia de los trabajadores, porque al estar en el mismo lugar se eliminan las juntas innecesarias e incrementa la comunicación.

Una encuesta interna demostró que 94% de los trabajadores se siente apreciado como individuo, más que como miembro de la fuerza laboral y que 86% considera que tiene un equilibrio entre trabajo y tiempo personal.

La empresa cuenta con 6,000 colaboradores en México y 45% del personal corporativo de la compañía está compuesto por millennials, entre los cuales se encuentran 87 gerencias en diferentes áreas.

Impulso a talento joven

Julio precisa que las empresas deben apoyar al talento joven si quieren ser más competitivas. “El talento joven viene con un liderazgo moderno, que escucha todas las opiniones de la gente y toma decisiones en conjunto”.

El joven director menciona que ya casi no usa su computadora para trabajar, opera conectado a su teléfono celular y tableta a través de diversas aplicaciones, desde donde realiza conferencias y atiende asuntos con ejecutivos de otras áreas.

Ejemplo del apoyo que brinda Mondeléz a los jóvenes es la inversión de 15 millones de dólares que realizó en la planta de Ecatepec, para procesos tecnológicos y capacitación, por lo cual se envió a dos operadores a capacitarse a España y Dinamarca, porque son ellos los que pasan el tiempo operando y quienes transmiten la información a otros compañeros.

“Hoy, pensamos que todos somos exactamente igual, no hay diferencias jerárquicas”, expresó.

Coaching sí, cursos no

Entre los retos a los que se enfrenta Julio es el desarrollo del personal, que crezcan dentro de la empresa, se sientan a gusto y vean que su opinión realmente cuenta.

“Desarrollar a la gente correcta en el puesto correcto, en el momento justo y que esté motivada, sólo así se va a tener el mejor clima organizacional”, dijo.

No sólo se trata de dar cursos sino feedback y coaching, que una persona experta o con mayor experiencia le diga al personal si su desempeño en una reunión fue buena o si tuvo errores y cómo puede mejorar.

Para Julio, “la edad no ha sido una dificultad, porque siempre he llegado con humildad. Casi siempre que llego a liderar un equipo soy el menor, mis reportes son mayores que mi persona y mi manera y estilo de liderazgo no es llegar a imponer, es llegar a decir: ‘Yo vengo a aprender de ustedes y tal vez voy a poner un granito de arena en desarrollarlos en habilidades blandas’”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario