Sin sustentabilidad no hay negocio: Philip Morris

Sustenta da empleo a indígenas y tienen cuidan el medio ambiente. Foto: Cortesía

Al pensar en el tabaco, ¿qué viene a su mente? Seguramente, su costo, publicidad, marca y efectos que tiene en la salud, pero ¿ha pensado en todo el proceso que se requiere para producirlo, no sólo en la parte comercial y de marketing, sino en la base de todo el negocio: el trabajo de los jornaleros?

En México, la industria tabacalera tiene un valor de mercado de 488 millones de dólares cifra que para el 2021, se espera llegue a 554 millones, de acuerdo con datos de ProMéxico. Si bien el sector ha sido criticado por resultar nocivo para la salud, también genera miles de empleos. Tan sólo en el país se emplean a 2,174 personas sin contar a los jornaleros, quienes en su mayoría son de comunidades de bajos recursos o indígenas.

Una de las empresas con mayor presencia en el país es Philip Morris, dueña de tres de las marcas más consumidas: Marlboro, Benson & Hedges y Delicados, las cuales, más allá de la producción de fábrica y estrategias de ventas, están hechas por manos indígenas, que garantizan una mejor calidad y trato del tabaco.

En el 2017, la empresa tabacalera y su proveedor Tabacos del Pacifico Norte (TPN) crearon el programa Sustenta, cuyo objetivo es mejorar las condiciones laborales y de vida de los jornaleros que trabajan durante la cosecha del tabaco (de enero a mayo) en la sierra de Nayarit, estado que produce 90% del tabaco cultivado en México. De éste, Philip Morris compra 60 por ciento.

Paulina Villegas, gerente de sustentabilidad de Philip Morris México, explicó que en sus cosechas trabajan 1,400 productores, que emplean a miles de jornaleros, quienes antes del programa no tenían buenas condiciones laborales. Por ejemplo, trabajaban más de ocho horas, de noche, acampaban en los sembradíos, no tenían baños dignos y sus hijos los acompañaban, privándolos de la escuela por toda la temporada de cosecha.

“De los jornaleros, la gran mayoría es mano migrante y es a ellos a quienes enfocamos el programa. Desde que comenzamos, se han beneficiado más de 5,000, de los cuales 3,000 son migrantes huicholes y coras”, explicó.

El programa

Sustenta se encarga de hacer de la estancia de los jornaleros algo digno, con condiciones adecuadas de vida, respetando sus derechos humanos y dándoles un buen trato. Para lograrlo, se han invertido más de 1 millón de dólares en seis meses.

Por ello, los horarios se han reducido a ocho horas, desde las 7 de la mañana hasta las 3 de la tarde, aproximadamente, se les instalaron letrinas limpias, tienen un espacio de descanso y comida, parcelas adecuadas para el calor y vivienda provisional lejos de los campos. Asimismo, se les aumentó el sueldo 25% el primer año y 12% el segundo, dejando un total cerca de 350 por día, más seguro médico y de retiro.

“Familias bajan durante la época de cosecha por las pocas oportunidades de trabajo que hay en su región. Por muchos años, estuvieron viviendo en las parcelas, donde no había espacio para dormir ni baños. Ésa fue la preocupación de Philip Morris por no seguir pasando”, indicó Javier Favela, director general de TPN.

De los principales objetivos conseguidos están que 97% de los jornaleros y sus familias ya tiene acceso a alojamiento fuera de las parcelas, comparado con 92% en el 2018; 97% de las parcelas tiene áreas de descanso (89% en el 2018) y 99% tiene acceso a instalaciones sanitarias en sus parcelas, cuando en el 2018 sólo era 94 por ciento.

Otro de los cambios que la empresa ha realizado se enfoca en los niños, a quienes se les recibe en los Centros de Atención y Educación Infantil, espacios donde bebés desde año y medio, hasta 14 años, acuden a la escuela, comen de forma saludable, todo en un entorno seguro. El sistema de educación está avalado por la Secretaria de Educación Pública, lo que les permite revalidar en sus escuelas e incluso recibir la educación por primera vez, ya que muchos niños no acuden a clases en sus comunidades.

Las estancias se encuentran cerca de los poblados y para llegar a ellas un transporte recoge a los pequeños en las parcelas, sin que los padres tengan de que preocuparse. En el periodo 2017-2018 se recibieron a más de 1,050 niños.

Cambios sustentables

La gerente de Sustentabilidad indicó que además de estos cambios con los jornaleros, se han hecho múltiples cambios en los procesos de cultivos.

Por ejemplo, para ahorrar en el consumo de agua, se cambió el aspersor por el sistema de riego por goteo (presente en 15% de la superficie), control biológico y control de plagas con pesticidas que no son dañinos para el medio ambiente ni la salud. De igual manera, se crean insectos en laboratorios que terminan con las plagas de forma natural.

Al construir las parcelas y cubículos de las letrinas, la madera es de eucalipto, que es completamente sustentable.

Favela detalló que para lograr esto se basan en tres pilares: ser sustentables, tener control biológico, que ha permitido dejar de usar productos dañinos, ya que en la cosecha de este año, 70% de los productos son biológicos, y control del agua, la cual se ha ahorrado en 50%, 40% en combustible y 20% de ahorro total del costo de producción.

Con estas medidas, la producción y bienestar laboral se ha incrementado de forma considerable.

Durante la temporada pasada se produjeron 19,500 toneladas de tabaco, cifra que se espera superar este año en la región de Santiago, la más fuerte en producción. Esto se suma a los más de 20 millones de kilos que se producen a nivel nacional.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario