Sony recolecta televisores viejos y te da hasta 10,000 pesos

Puedes llevar tu televisión a tiendas Liverpool o Sony. Foto: Especial

En 1926, surgió uno de los inventos más importantes de la historia: la televisión que estuvo a cargo de John Logie Baird; sin embargo, a pesar de todos los beneficios que ha ofrecido, hoy está provocando daños al medio ambiente por los aparatos que se desechan al terminar su tiempo de vida.

De acuerdo a datos del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), cada mes se generan cerca de 29,000 toneladas de tecnobasura en México, entre los que se incluyen televisiones, computadoras, electrodomésticos y celulares, los cuales contienen componentes dañinos como el plomo o mercurio que afectan al ecosistema, salud de humanos y animales.

Conscientes de esta problemática, la compañía Sony, una de las más grandes productoras de aparatos electrónicos, desde hace cuatro años está reinventando su modelo de negocios dándose a la tarea de recolectar televisores viejos que sirvan o no, para darles una segunda vida donándolos a diversos espacios o reciclando sus componentes, todo a través de su campaña El paso a la mejor calidad.

Al platicar con Rodrigo Gómez, gerente de marketing de televisores de Sony México, explicó que hasta el 30 de septiembre, recolectarán todas las televisiones de cualquier marca en las tiendas de Liverpool y Sony Stores, y a cambio, se obtendrá un cupón de hasta 10,000 pesos para comprar un nuevo equipo Sony en dichas tiendas. El monto dependerá de la pantalla que se desee adquirir.

“Sólo 10% de este tipo de basura es reciclada, 40% está arrumbada en algún espacio de la casa y el otro 50% simplemente se tira a la basura sin hacer un proceso de reciclaje. Nuestro principal objetivo es cuidar el medio ambiente y también aportar a la sociedad mexicana”, declaró en entrevista a El Economista.

Detalló que los televisores que estén en buenas condiciones, se donarán a diversos espacios utilizados para actividades del programa Del Amor Nace la Vista, de Fundación Cinépolis, que desde hace 13 años contribuye a mejorar la salud visual de personas de escasos recursos con ceguera por cataratas.

Desde el comienzo de las campañas hace cuatro años, se han recolectado más de 112 toneladas de pantallas. Tan sólo en 2018, se juntaron 42 toneladas, cifra que se espera superar este año. De igual manera, han recolectado otros productos como minicomponentes, pero por el momento, su enfoque está en los televisores.

“Queremos que la gente siga aportando y que se siga creando una conciencia ambiental”, resaltó.

Negocio responsable

Tener un negocio basado en equipos electrónicos, no significa que no se pueda evitar la tecnobasura, por lo que para Sony es primordial actuar responsablemente desde la producción de sus artículos.

Por ello, Gómez indicó el compromiso que tienen al usar componentes reciclados en la manufactura como el plástico, la eliminación del mercurio de las baterías, la creación de estrategias para reducir la energía y las emisiones de gas de carbono, y la implementación de energías limpias.

“Como empresa estamos seguros que debemos tomar acciones para reducir los impactos negativos en el ambiente por lo que nuestros productos son libres de sustancias peligrosas y 100% reciclables. Tenemos que empezar a ser más conscientes del cuidado ambiental, tanto como empresas como personas”, dijo.

Asimismo, implementan campañas a nivel interno para reducir los desperdicios. Por ejemplo, invitan a los colaboradores a recolectar las tapas de las botellas, separar basura y tienen un programa para eliminar completamente las emisiones de gas de efecto invernadero, meta para 2050. También han colaborado con diferentes asociaciones como las dedicadas en ayudar al tratamiento contra el cáncer, de refugiados y Fundación Cinépolis, así como comunidades para resolver diferentes problemáticas.

"Realmente queremos crear un impacto positivo en la sociedad. Nuestra prioridad es generar conciencia ambiental, ayudar a reducir la tecnobasura y que al mismo, tiempo, apoyemos a personas en situaciones vulnerables”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario