¿Son deseables las relaciones de amistad en el trabajo?

Foto: Shutterstock

Mantener relaciones de amistad en las organizaciones suele ser complicado ya que la competencia por los empleos es muy fuerte, particularmente en estos tiempos de crecimiento inclemente del desempleo.

Graciela Saldaña Hernández, académica del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana, explica que, según algunos sondeos, muchos empleados buscan solamente ser correctos con sus compañeros con el fin de no poner en peligro su cargo, toda vez que el trabajo es una actividad estrechamente vinculada a la seguridad y a la subsistencia,

“Algunas personas suelen decir ‘yo no vengo a hacer amigos aquí, sino a cumplir con mis obligaciones’. Bajo este postulado no mueven un dedo para ser agentes de un ambiente agradable en su lugar de trabajo. Pero en las empresas no encontramos sólo este tipo de personas, existen otras que sabiéndose portadoras de una formación más frágil que otros de sus compañeros, desarrollan habilidades que les permiten crear lazos relacionales para ascender, o bien, conservar sus puestos”, expone.

Por otro lado, la estructura de mando en las organizaciones, donde el responsable de la dirección, gerencia, áreas, unidad o departamento, tiene gran poder sobre sus subordinados, puede provocar una serie de disfunciones, como fomentar la división del equipo de trabajo y la competencia desleal.

“Lejos de crear un clima organizacional en el que fluyen las condiciones para crear lazos de amistad, muchas veces se propicia la creación de grupos rivales”, indica la especialista.

Agrega que este escenario propicia que algunos empleados escalen utilizando la adulación o la obediencia sin cuestionamientos, profundizando aún más la división, y que al mismo tiempo aparezcan los premios por amiguismo y no por eficiencia.

Este modelo, menciona, suele ser replicado por los empleados quienes, buscan válvulas de escape para eliminar los malos sentimientos, algunos critican a los grupos contrarios; colaboran con otras empresas o dedican parte de su tiempo a comunicarse a través de Internet.

En esa realidad, difícilmente pueden entretejerse lazos de amistad. Herramientas como la comunicación o el liderazgo colaborativo ayudarían a resolver ese problema, sin embargo la experta considera que no son suficientes, toda vez que la situación está enraizada en la estructura piramidal que hoy en día es arcaica.

Saldaña Hernández recomienda crear una estructura flexible, en la que el “jefe” sea sustituido por un equipo de trabajo que se renueve constantemente. Esto contribuirá al surgimiento de lo mejor de los empleados, para que toda la empresa funcione como un equipo de trabajo.

Bajo este entorno es posible el surgimiento de la amistad, que por un lado proporciona bienestar psicológico al empleado y productividad a la empresa.

Finalmente señala que la amistad, es el objetivo que cada vez más departamentos de Recursos Humanos buscan, aunque “son los directivos quienes deben crear las condiciones. Ciertamente, cada uno de los empleados tiene responsabilidad, pero el compromiso de encontrarlas es de los directivos”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Redacción