Servima, la seguridad de trabajar con el corazón

Foto: Cortesía

¿Existen las “historias de hadas” en las empresas?, ¿será verdad eso que nos cuentan de que “el dueño empezó sin nada y ahora es tiene un gran emporio”? Esas preguntas se contestaron cuando conocí a Alberto Juárez fundador de la empresa de seguridad privada Servima. Alberto Juárez comparte su historia de trabajo donde comienza “desde abajo” hasta convertirse muy joven en administrador de un centro comercial, cuidando todas las áreas básicas operativas de seguridad, limpieza y mantenimiento.

La historia de nuestro país no ha cambiado mucho desde la juventud del señor Juárez pues, según cifras de la ONU avanzamos en dos puntos en el nivel de pobreza, pasando del 51.6% de pobres en el 2012 al 53.2% para el 2014.

Eran principios de los 80´s cuando el fundador se independiza para cumplir su sueño emprendedor, fundando así Servima S.A de C.V. una empresa familiar de seguridad privada que actualmente cuenta con casi dos mil empleados en la zona metropolitana.

La historia de Alberto Juárez me resultó fascinante desde que tuve el honor de conocer a su familia en el 2015, cuando uno de sus hijos “Lalo”, ingresó al programa de familias emprendedoras del Tec de Monterrey y me asignaron como su asesor, buscaban crecer más pero de manera estratégica, así como incorporar sistemas de toma de gestión y algo muy importante, protocolos empresariales; todos estos puntos se lograron con creces gracias a la amalgama del Tec y el equipo directivo de Servima.

La familia Juárez es sencilla y generosa y con visión de futuro. En un país donde, según el INEGI al 2015, más del 90% de las empresas son mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) Alberto Juárez ha tenido a bien posicionarse.

“Es verdad que han crecido las empresas de seguridad privada, sin embargo, son relativamente pocas las que se encuentran debidamente capacitadas, legalmente certificadas y donde los empresarios atienden directamente a sus clientes”, comenta con orgullo el empresario.

Aún viene a mi mente la primer conversación con Lalo “recuerdo a un padre amoroso, que en las madrugadas se quedaba solo haciendo cuentas y revisando detalles de la labor del siguiente día” recuerda Lalo con una sonrisa, “nos ha dado lo que necesitamos, nos mantiene a su lado, nos hace partícipes de su empresa y trabajamos con la intención de ser mejores cada día” dice sinceramente.

Las “claves del éxito” de Servima radican sin duda en los valores que la distinguen como empresa: confianza, cumplimiento de promesas, entrega, generosidad, cuidado de su personal y sobre todo, profundo amor a la familia.

*El autor es director del Departamento de Finanzas, Académico, empresario y consultor de empresas. Tec de Monterrey, Campus Santa Fe

El Empresario, sección de Pymes y Emprendedores de El Economista, y el Centro de Familias Emprendedoras Eugenio Garza Lagüera del ITESM Zona Metropolitana de la Ciudad de México, presentan este ejercicio académico y editorial para nuestros lectores. El objetivo es proporcionarles herramientas útiles para la toma de decisiones en sus negocios.

CRÉDITO: 
Óscar M. Fonseca Rodríguez*

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.