Salas de lactancia; prestación que ayuda a retener talento

Foto EE: El Economista

Uno de los primeros retos que enfrentan las madres cuando regresan a trabajar después de tener a sus hijos es la lactancia. El desafío no es sólo para ellas, sino también para sus parejas y sus empleadores, afirma Matthias Sachse, oficial de Nutrición y Salud del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

En este contexto, las salas de lactancia se han convertido en una solución viable para que este tema no se convierta en un obstáculo para que muchas de ellas asistan a sus trabajos. Es parte de la responsabilidad social de las empresas, coindicen especialistas.

Varios países han hecho cambios en su legislación para incluir este beneficio para las madres trabajadoras. En México, la Cámara de Diputados analizará una reforma al artículo 170 de la Ley Federal del Trabajo que busca obligar a las compañías a instalar una sala de lactancia.

En particular, en el ámbito laboral, no existe una concordancia en el fomento de la lactancia materna y la realidad del entorno al que se enfrentan las madres trabajadoras lactantes en los centros de trabajo, asegura la diputada panista Madeleine Bonnafoux Alcaraz, autora de la iniciativa.

El 73% de las mujeres trabajadoras en el país son mamás, de acuerdo a cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Además, de acuerdo con la Unicef, sólo 1 de cada 10 de las mamás trabajadoras amantan a sus bebés.

El artículo 170 de la LFT contempla el derecho de las madres trabajadoras a tener un descanso en su jornada durante el período de lactancia hasta por seis meses.

“Tendrán dos reposos extraordinarios por día, de media hora cada uno, para alimentar a sus hijos, en un lugar adecuado e higiénico que designe la empresa, o bien, cuando esto no sea posible, previo acuerdo con el patrón se reducirá en una hora su jornada de trabajo durante el período señalado”, establece el artículo.

En la opinión de Marisol Martínez, directora de Planeación Estratégica de GINgroup, la iniciativa complementa a lo que ya marca la ley. “Me parece congruente el que hagan obligatorio la instalación de estos espacios, porque si tú ya le estás otorgando como una hora para que ellas puedan hacerlo y además le pones todos los insumos para que puedan guardar la leche, me parece que es una muy buena idea”.

Sensibilizar a los jefes

Sin embargo, la instalación de una sala de lactancia debe complementarse con otras acciones. Desde la experiencia de GINgroup, que ya ofrece este servicio, es necesario que las organizaciones hagan convenios con otras empresas para garantizar acceso a guarderías, comenta Beatriz Gasca, vicepresidenta de Recursos Humanos de la empresa.

Por otra parte, los cuartos de lactancia no funcionan si no hay una sensibilización de los líderes. Es decir, que los jefes estén conscientes que la mamá se ausentará en algunos lapsos de tiempo, asegura Marisol Martínez.

La inversión y sus beneficios

Los cuartos de lactancia tienen un retorno de inversión de 3 pesos por cada peso invertido, de acuerdo con el IMSS y la Unicef.

La farmacéutica mexicana Liomont tiene dos salas de lactancia. Tomando en cuenta el equipo de extracción de leche, el mobiliario, refrigeradores, fregaderos, el pizarrón y la bitácora, “invertimos alrededor de 40,000 pesos en cada uno”, comentó Eduardo Fajer, director de Recursos Humanos de la compañía.

De acuerdo con Bárbara Onate, directora general de Medela, sus equipos de grado hospitalario tienen un costo de menos de 50,000 pesos. Sirven para extraer leche a varias mujeres y cuentan con una garantía de tres años, así como apoyo en un centro de atención telefónica para cualquier duda de su operación.

Con una sala de lactancia, la empresa contribuye a mejorar la calidad de vida tanto de las trabajadoras como de los hijos. Beatriz Gasca afirma que estos espacios son un paso para lograr el equilibrio entre vida personal y laboral.

En tanto, Marisol Martínez agrega que estas acciones sirven para incrementar el sentido de pertenencia y lealtad con la empresa, porque con ellas la organización acompaña a la mujer en un momento importante de su vida.

CRÉDITO: 
Gerardo Hernández y Blanca Juárez / Factor Capital Humano