Un buen salario no garantiza tener empleados felices

Las empresas requieren dar compensaciones laborales. Foto: Shutterstock

Por años, las personas giraron su vida en torno al trabajo, incluso cuando alguien se presentaba solía decir su nombre y puesto o título universitario.

De acuerdo con Raciel Sosa, director general de Leadex Solutions, esto se debía a que una persona era quien decía ser de acuerdo con el puesto que tenía en una empresa. “Por ejemplo, mi padre cuando se presenta saluda y dice: ‘¡Hola!, soy el ingeniero Sosa’. Lo que le da su esencia tiene que ver con su profesión y a lo que se dedica”.

Pero las cosas han cambiado y ahora, aunque el salario importa, no es el principal motivo para elegir un trabajo. “En el mundo laboral se han incorporado los Millennials y para ellos el trabajo es un componente más de la vida”.

Estos trabajadores que nacieron entre 1980 y el 2000 buscan más que un sueldo, flexibilidad laboral, trabajar en una empresa que cuente con valores alineados a los de ellos y que se preocupe por su crecimiento dentro de la organización.

Conquista a los empleados

Hoy las empresas crean iniciativas para alinear la parte vocacional con la del trabajo, pero deben crecer las compensaciones totales, es decir, las prestaciones que ofrecen además del salario, como seguro de gastos médicos mayores, asistencia para despensa, fondo de ahorro, plan vacacional.

De acuerdo con Raciel Sosa, menos de 1% de las empresas integran las compensaciones en el salario, por ello da tres consejos para hacerlas parte del salario: vacaciones, asistencia educacional y salud integral del empleado.

La Ley Federal de Trabajo establece que al cumplir un año de servicio, los trabajadores tienen derecho a seis días laborales de vacaciones, pero las empresas pueden ofrecer más, incluso adelantarlas. “Te doy un voto de confianza y a lo largo del año puedes tomar tus vacaciones”.

Las pequeñas compensaciones hacen grandes diferencias, por ello una asistencia educacional es importante, brindar las herramientas para que los empleados adquieran nuevas habilidades y conocimientos.

También es importante que la compañía se preocupe por la salud integral del empleado, desde crear planes de dieta con nutriólogos, hasta asesoría laboral y financiera. Por ejemplo, si un trabajador tiene un desorden en el manejo de las finanzas personales, acercarlo con un especialista que le ayude a administrar mejor sus finanzas.

Las empresas tienen que evolucionar para ser más atractivas y estos factores influyen en la relación emocional del colaborador y su desempeño en la empresa.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario