Ante la robotización, empresas requieren especializar al talento

Foto: Especial

Ante un mundo de constantes cambios, donde la tecnología cobra mayor terreno dentro de las empresas, ¿cómo enfrentarse al futuro? La respuesta está en las personas, en impulsar sus habilidades.

Contrario a los que se ha manejado años atrás, los trabajadores no serán sustituidos por robots, se requiere la mano del humano para dirigir las maquinas, “porque hay muchas cosas que los humanos pueden hacer que los robots aún no”, mencionó Errette Dunn, CEO de Rever en charla con medios.

La automatización y el uso de la tecnología, como la Inteligencia Artificial no tiene por qué terminar con los trabajadores. Actualmente existen interesantes propuestas que buscan revalorar el trabajo humano en industrias tan afectadas como la manufacturera, en la que colaboran todos los días más de 500 millones de trabajadores de primera línea en el mundo. Es necesario visibilizar su aportación al crecimiento de sus industrias pues el 80% de las ideas de innovación vienen de los trabajadores de primera línea.

Se requiere rehumanizar el trabajo, que los colaboradores tengan los conocimientos para hacer algo más que sólo operar, orientarlos a objetivos estratégicos en la compañía y apalancarse de la tecnología, porque de nada sirve tener datos si no se saben interpretar y tomar acciones.

De acuerdo con Dania Nuñez, sales manager Latam en ManpowerGroup, 65% de los empleos en los que trabajaran la Generación Z aún no existen, “esta transición es clave para que las grandes empresas manufactureras construyan y retengan talento en lugar de reemplazarlo”.

Es cierto que los perfiles sufren una transformación y que puestos como el financiero, contable y administrativo se están viendo rebasados por las aplicaciones y sistemas tecnológicos, pero el talento en estas áreas toman mayor valor cuando analizan los datos, porque “la información es poder y hay que usarla para tomar decisiones”.

Los especialistas coincidieron en la necesidad de especializar al talento y optar por “ranquear” al interno, en lugar de atraerlo de fuera. También precisaron en la importancia de impulsarlos para desarrollar nuevos proyectos, por ejemplo Rever en una dinámica con un aerolínea, logró reducir el tiempo en que se armaba un sistema, esto gracias a escuchar a los empleados y ver que se implementaban artefactos que complicaban el armado e incrementaba el tiempo, y es que 80% de las ideas de innovación vienen de los trabajadores de primera línea.

Nuñez también mencionó que de acuerdo al estudio Se buscan personas: los robots las necesitan, realizado por ManpowerGroup, 81% de los empleadores planea aumentar o mantener su número de empleados como resultado de la automatización, al mismo tiempo las compañías están ampliando sus conocimientos para que su fuerza de trabajo humana pueda realizar funciones nuevas y complementarias a las de las máquinas.

Desarrollar las habilidades creativas del ser humano también requiere ofrecer incentivos, no sólo monetarios; podrían ser reconocimientos semanales, boletos del cine o teatro gratis, destinar espacios y horarios para desarrollar nuevos proyectos.

“Hay que crear un semillero dentro de la empresa, generar un sentido de pertenencia y preguntarse ‘¿qué estoy haciendo como empleador para que la gente pueda desarrollarse?’”.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario