“RH es copiloto de las empresas”: Kellog's

Toda empresa depende de la gente. Foto: Shutterstock

El director senior de RH de Kellog’s afirmó que toda empresa depende de la gente, y ahí el departamento tiene un fuerte compromiso

El departamento de Recursos Humanos (RH) no sólo es donde se firman los contratos de ingreso o se ejecutan los despidos, sino que es el aliado principal para que una compañía pueda crecer, por lo que es importante no descuidarlo.

“RH es la oportunidad de desarrollar talento, crear organizaciones exitosas, pero sobre todo ayudar a los líderes a lograr los objetivos del negocio. RH somos los copilotos del negocio, porque al final todo tiene que ver con gente”, explicó Guillermo González Guerra, director senior de RH en Kellog’s.

Durante su ponencia en el foro RH en Acción, Talento que Transforma, organizado por Sodexo, expuso que sin gente el negocio no existe, por lo que la misión de RH es asegurarse de encontrar el talento con las capacidades para ejecutar las labores requeridas y tener potencial para desarrollarse a futuro.

Por ello, es importante convertirse en el líder de RH, que esté detrás de los líderes de la organización, que a través de las fortalezas personales, se logré contribuir al sistema y se obtengan mejores resultados. Lograrlo sólo requiere de cuatro pasos.

Propósito

¿Cuál es tu propósito en la organización? ¿Por qué trabajas en RH?” Son dos preguntas en las que si las respuestas no son claras hay un riesgo para la organización, pues no se sabrá a dónde se quiere llegar y cómo se pretende avanzar.

El propósito tiene que ver con tocar la vida de los demás haciendo de una simple interacción algo especial, algo mejor para ambos.

“Eso tiene mucho que ver con entender a la otra persona. No tiene que ver con el proceso, explicar la metodología o decir RH es lo más importante, sino en cómo hacer que esa persona sea mejor después de la interacción que tuve con ella”, dijo.

Esto se puede hacer de diferentes formas, desde una entrevista significativa que lo haga sentir poderoso, donde a pesar de no obtener el empleo la persona busque otras alternativas con mayor seguridad. Hay que pensar en momentos que marquen vidas y hacer de cada día una experiencia significativa.

Conciencia

La gente busca organizaciones alineadas a su propósito personal y una forma de contribuir a la comunidad.

Para esto hay que convertirse en el líder que las personas quieran seguir, quien vea más allá del dinero, tenga un propósito claro, mueva barreras y sea decisivo, alguien que respete la individualidad de sus colaboradores, que no exija tareas fuera de horarios de trabajo, se preocupe por los demás, sea empático y atienda las diferentes necesidades presentadas.

“El líder debe tener esa conexión, conocer a la gente para saber qué soluciones dar y mover barreras”.

Cultura

Las estrategias de ventas, marketing o de atracción de talento pueden estar bien, pero si la organización no tiene una cultura que genere buenos comportamiento que la ayuden a crecer no van a funcionar.

Hay que tener congruencia en lo que se dice y hace, no sólo plasmar iniciativas en papel. Por ejemplo, no sirve decir que se promoverá el bienestar si no se da flexibilidad, opciones saludables de comida u opciones para atender la parte emocional.

“Se trata de tener conductas para crear la cultura que estamos difundiendo”, afirmó.

Stakeholders

Para influir en el sistema, hay que entender quiénes son los stakeholders que influyen en la toma de decisiones. No sólo son los líderes, sino todos los involucrados para lograr los objetivos de la empresa.

“Hay que hacer consciencia de ellos, definir quiénes son, qué esperan, y posteriormente tener interacción con ellos”, finalizó.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario