Revoluciona los proyectos y las ideas con innovación

Foto: Shutterstock

Ramón Muñoz brinda un método de seis canastas para enriquecer la vida y cambiar la forma de ver el mundo desde el ámbito personal como profesional

“Todos tenemos que reinventarnos en un mundo que está siendo revolucionado”, refiere Ramón Muñoz Gutiérrez escritor y conferencista en su libro Seis canastas para innovar.

El autor señala que lo fundamental es entender que todos deben de inventarse, tanto en la vida cotidiana como en la profesional, porque en un mundo que ha cambiado, ser eficiente ya no es lo más importante, se requiere de aprendizaje y mejora constante.

Para lograrlo es fundamental crear un plan personal, por ello el autor creó un método que ayuda cambiar la forma de pensar para crear innovación en un mundo que vive constantes cambios.

Las seis canastas

El método consiste en seis canastas que abarcan los tiempos en que los seres humanos organizan su vida: presente, pasado y futuro.

La primera canasta es la roja, de la eficiencia, que habla de continuar haciendo lo que hasta el día de hoy pero de acuerdo a estándares y certificaciones.

“En México, por muchos años se le apostó a la eficiencia; sin embargo, aún se tiene una canasta roja agujereado como errores en servicio. En un mundo que ha cambiado ser eficiente no es suficiente, de ahí que la canasta amarilla, la mejora, se convierte en algo importante”, precisa Ramón Muñoz.

Esta segunda canasta habla de los proyectos que buscan la mejora y la importancia de contar con ellos para evitar que el presente de una empresa se deteriore.

En entrevista, el autor comenta de la necesidad de mirar al pasado, donde de manera selectiva se escoge con qué del pasado es necesario quedarse o deshacerse.

“El abandono, es decir, la canasta negra, es importante para no arrastrar un lastre y cargar de manera ineficiente la canasta roja, pero también es importe para abrirle espacio a lo nuevo y la innovación”.

La siguiente canasta es el futuro, la verde de la innovación que permite crear nuevos mercados, productos y proyectos que generen valor.

La penúltima canasta es rosa, que tiene que ver con innovación a la mexicana, donde el autor hace una conexión con su libro anterior y en la cual habla de la necesidad de una innovación con sentido social, que contribuya al bien común, mire por los pobres y atienda los grandes problemas sociales.

Sin embargo, todas estas canastas no servirían de nada si no se cuenta con la naranja, la de la creatividad que abastece de nuevas ideas a los otros cestos.

Las canastas en la TV

Un ejemplo es Grupo Televisa, donde en su canasta roja tiene a las telenovelas, su negocio más importante y rentable. Debido a que aún cuentan con un gran número de audiencia en el cesto amarillo la empresa continua reinventando y produciendo nuevas telenovelas.

En la canasta negra del abandono se tiene el cierre del programa En familia, conducido durante años por Chabelo, y en la verde, la plataforma de videos on demand, Blim, la nueva apuesta de la televisora que busca competir con Netflix.

Innovación a la Mexicana

El autor hace principal énfasis en la innovación a la mexicana, porque desde su experiencia, es la principal salida que tiene el país ante los problemas que vive la sociedad.

EE

Ramón Muñoz menciona que esta canasta tiene cinco características: la primera consiste en una innovación desde las tradiciones. “Se nos ha enseñado en escoger entre innovación y tradición, y las cosas no deben ser así, hay que unirlos e innovar desde nuestras tradiciones”.

La segunda característica consiste en democratizar la innovación, que la población y todas las áreas de una empresa estén inmersas en el tema. Ir más allá de la ocurrencia y crear nuevas cosas.

El tercer punto es crear una innovación que mire por los pobres y mejore la vida de los ciudadanos. Asimismo, el cuarto se refiere a resolver los problemas nacionales.

El quinto es innovar desde la diversidad. Éste es el cambio de cultura más importante para la creatividad y de ahí dar el salto a la innovación.

“México es un país mega diverso en cultura, platillos, sabores y sonidos. Entramos en una etapa de transformación permanente, no son tiempos de crear y morir sino de innovar y seguir”.

elizabeth.meza@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.