El reto de las empresas: incluir talento con discapacidad

Se requieren más instituciones incluyentes. Foto: Shutterstock

Las compañías deben crear políticas para mejorar la convivencia y el trabajo en equipo.

Javier Silva lo tenía todo: un buen empleo en el área de finanzas y afores, dinero, una familia amorosa y todas las cosas que quisiera a su disposición; sin embargo, al querer tener más, su cuerpo no resistió y le cobró factura: perdió la visión.

Hace 12 años, Javier sólo se enfocaba en seguir creciendo en su trabajo y tener más dinero, por lo que descuidó su salud, comía y dormía mal, y no dedicaba tiempo a su familia. Con el tiempo comenzó a sentirse mal, al grado de estar internado por meses en el hospital sin poder moverse. Su diagnóstico final fue una infección por un virus que llegó a su cerebro, provocando la pérdida de visión total.

“Yo no sufro de discapacidad, la vivo al máximo y en estos años me he dedicado a luchar, a seguir y ser muy determinante por fomentar la inclusión, que la sociedad entienda que la discapacidad es sólo una característica y no una enfermedad, por lo que deben fijarse en el talento, sobre todo las empresas”, dijo en entrevista a El Economista.

Ahí descubrió que el dinero no lo era todo y que su vida no sería la misma. Tuvo que dejar su empleo y en la búsqueda de uno nuevo, nadie quería dárselo, “porque decían ¿qué puede hacer un ciego? Lo único que no puedo es ver, pero lo resuelvo con amigos, mi bastón y perro guía”.

En ese momento, decidió que su vida no se detendría y que buscaría la forma de ser voz de las personas con discapacidad para fomentar la inclusión laboral y en el deporte.

Como Javier, en México hay 5.7 millones de personas con discapacidad, según revela el Censo de Población y Vivienda, quienes sufren discriminación laboral.

“No sufrimos de discapacidad, sino de discriminación por falta de cultura y apertura de enseñar sobre estos temas. Falta oportunidad al talento con discapacidad”, destacó.

Más instituciones incluyentes

En la búsqueda de no darse por vencido, Javier comenzó a practicar ciclismo y tenis para personas con discapacidad visual, lo cual le ha permitido ir a los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos en Guadalajara 2011, Paralímpicos en Londres 2012, Toronto y el próximo año irá a Perú en los Parapanamericanos.

Además de esto, busca a través del deporte concienciar a las empresas a ser más inclusivas, lo que ha logrado con el banco Scotiabank.

Para Miguel Lozano, director general adjunto de Recursos Humanos de Scotiabank, la discapacidad no debe ser problema al momento de contratar, ya que hay que fijarse en el talento, los conocimientos y habilidades.

“Nuestra estrategia fundamental es atraer talento y con esto nos referimos a contratar a quienes tengan las capacidades para realizar una función. Para nosotros no tiene nada que ver si alguien tiene una discapacidad, sino si tiene los talentos y conocimientos necesarios para cubrir la vacante. Las personas valen por lo que son, no por cómo son”, señaló.

Lozano destacó que, en la institución hay 70 personas con algún tipo de discapacidad motriz, visual o auditiva, pero que han demostrado tener todas las capacidades para desempeñar un buen empleo.


Para dar mejor calidad laboral, cuentan con tecnología para mejorar la visibilidad o audición, así como adecuaciones de las instalaciones.

Asimismo, realizan pláticas, talleres y capacitaciones con el personal, desde altos mandos hasta nuevos talentos de la compañía.

“Les enseñamos el concepto de la discapacidad, los tipos que hay, cómo hablar de ello, las acciones que pueden llevar a cabo para mejorar la convivencia y el trabajo en equipo, y sobre cómo tener espacios adecuados para todos”, destacó.

Lozano considera que desarrollar políticas de inclusión no es complicado para ningún sector, el mayor problema es la ignorancia sobre el tema. Por ello, recomienda acercarse con asociaciones especializadas para recibir orientación.

Lo importante, destacó, es compartir con otras empresas lo que hacen para crecer en conjunto, porque no se trata de competir, sino tener un ambiente laboral con impacto social.

“Se trata de ser aliados, entender los retos y dificultades para buscar soluciones que ayuden a vencerlos. Desde aquí (las empresas) debemos fomentar la concientización”.

Añadió que estas acciones no son un asunto de moda u obligación, es más un compromiso social que ayuda a estar mejor en todos los ámbitos.

En los empleados, la productividad mejora, la satisfacción crece en 90%, el ambiente es más sano, hay mejor desarrollo laboral y se reduce la rotación laboral. Para la empresa, crece la competitividad, mejora la imagen y se atrae talento sobresaliente.

Por ello y otras acciones, Scotiabank se ha posicionado como la tercera
empresa en el ranking de Best place to work. Además, Lozano participa en el consejo de olimpiadas especiales, donde ayuda a las personas con discapacidad a incorporarse a la vida productiva a través del deporte.

El esfuerzo sigue

En la búsqueda de transmitir el mensaje de inclusión a las empresas, Javier y Scotiabank se unieron para demostrar que todas las personas con discapacidad pueden lograr grandes resultados en el trabajo si se les da la oportunidad, como le ocurrió al tenista, quien además de practicar deportes, trabaja para el gobierno del estado de Jalisco, en la Auditoría Superior del estado en temas de inclusión. Además da conferencias y talleres.

“Soy un sobreviviente del éxito, la ambición al dinero, el trabajo excesivo y una vida superficial y hoy trabajo para vencer la discriminación a quienes vivimos con discapacidad”, concluyó Javier Silva.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario