Sin respeto al empleado, las empresas mueren

La empresa considera que un pilar de su éxito es respetar y cuidar a sus colaboradores. Foto: Cortesía

Aunque se tenga la tecnología y los procesos más innovadores, una empresa muere si no se valora a las personas

Una empresa puede tener la tecnología de punta más reciente del mercado, procesos innovadores de producción y comercialización, así como una gran propuesta de valor, pero si no tiene una cultura donde la prioridad sean las personas y se les respete, el negocio se derrumbará.

El capital humano es la base para que una empresa surja, crezca y tenga éxito, por ello es importante asegurarse de contar con una buena cultura laboral enfocada para ellos.

De esto sabe bien la empresa Ryder, proveedora de productos de alquiler de camiones, gestión de flotas y cadena de suministro, con más de 85 años de vida, los cuales han sido posibles gracias al servicio eficiente y los colaboradores.

En entrevista con El Economista, Juan Manuel Calvillo, director de operaciones para Ryder de México, declaró que así como tienen procesos eficientes para operar el negocio, la clave de su éxito a nivel mundial es la gente y el respeto que se tiene hacia ella.

Somos muy respetuosos de la gente y la reconocemos como uno de los principales factores para ser exitosos. Podemos tener la tecnología y los procesos, pero sin la gente de nada va a servir”, dijo.

El directivo, que ha trabajado para la compañía por 14 años, indicó que lo más importante es ofrecer a sus colaboradores las mejores condiciones y bienestar a través de programas de flexibilidad, invirtiendo en su desarrollo, ayudándoles a crecer en sus áreas, con salarios acordes a sus funciones y sin importar el área en el que se desenvuelvan, desde la persona que barre los pasillos del almacén, hasta el CEO.

“Si no respetas a la gente, no puedes crear una cultura y si no hay cultura, no puedes tener procesos exitosos, buscar eficiencia, detectar desperdicios y todo lo demás porque eso lo hace la gente”, manifestó.

Para Ryder es vital que todos los colabores tengan los tiempos necesarios, no sólo para realizar sus actividades, sino para tener una buena calidad de vida personal y familiar, por ello la flexibilidad en las jornadas es altamente valorada.

Cultura lean

La empresa que hoy tiene más de 3,000 empleados en México y más de 50,000 alrededor del mundo, implementa sus políticas basándose en la filosofía lean (esbelta), la cual de acuerdo a Calvillo, consiste en hacer todas las cosas de mejor manera, y su piedra angular es respetar a la gente.

La cultura lean es de origen japonés, consiste en mejorar de forma continua la manera en la que se fabrica un producto, donde se identifiquen los desperdicios y se eliminen constantemente, algo que también abarca al capital humano, porque requiere trabajo en equipo y comunicación.

En este concepto, todas las personas de una organización se enfocan en identificar desperdicio y tratan de eliminarlo constantemente, aprovechando ese tiempo para aportar valor, lo que permitirá al negocio crecer de mejor forma.

“Hay que aprovechar la capacidad de talento y seguir fomentándolo”, manifestó el director.

De acuerdo a la Lean Magazine, el desperdicio es el no aprovechar el capital humano en las empresas, porque disponer del talento y no aprovecharlo es el mayor costo de oportunidad que las compañías tienen.

Al final, las personas son la única y verdadera ventaja competitiva de las organizaciones. Todo se puede copiar, como las máquinas y la forma de gestionar la organización, pero el conocimiento, actitud y habilidades, es algo imposible de lograr.

Calvillo resaltó que partiendo de esta cultura, los demás ingredientes para tener una empresa del tamaño que hoy es Ryder que comenzó operaciones “con sus directivos ofreciendo sus servicios con un cuaderno y una pluma”, son la tecnología y los procesos que generan, como los planes de prevención de crisis, como ocurrió con el reciente desabasto de la gasolina en el país.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario