Redefine el éxito

Arianna Huffington, autora del libro "Redefine el éxito". Foto: Especial

“La mañana del 6 de abril de 2007 estaba tirada en el suelo del despacho de mi casa rodeada de un charco de sangre”. Así comienza “Redefine el éxito”, el más reciente libro de la controvertida comentarista y empresaria Arianna Huffington. Ese episodio y las reiteradas visitas al hospital fueron el principio del fin de la vida que llevaba.

Autora de 14 libros y ensayos, cofundadora en 2005 de Huffington Post y directora de Huffington Post Media Group en AOL, además de excandidata al gobierno de California y considerada una de las mujeres más influyentes de la actualidad, además de millonaria tras la venta del portal de blogs, Arianna Huffington reflexiona en esta última entrega sobre los resultados de perseguir el éxito entendido como dinero y poder.

“El dinero y el poder en sí mismos son como un taburete de dos patas: puedes mantener el equilibro con ellas durante un tiempo, pero al final de vas a caer. Y cada vez más gente, gente muy importante se está cayendo”, relata.

Arianna Huffington, quien fue una comentarista conservadora, para luego dar un giro de 360 grados al volverse una liberal de línea dura, asegura en su libro que para vivir las vidas que queremos y merecemos se necesita una Tercera Métrica y que consiste en cuatro pilares: bienestar, sabiduría, asombro y entrega. O en otras palabras: la tercera pata del taburete.

Miembro del Consejo de Administración de El País, Huffington alude a varios ejemplos de cómo el exceso de trabajo que merma la salud y destruye las relaciones personales y familiares tanto de gente común como de empresarios exitosos: “debido a su dependencia tecnológica ‘había dejado de mirar a mis hijos a los ojos’” escribió sobre Pat Christien, CEO de HopeLab.

¿Hacia dónde vamos con la Tercera Métrica? A dar al panegirista mejor material para escribir nuestros panegíricos: “al estar completamente presente en tu vida y en la de aquellos que amas, no sólo estas escribiendo tu propio panegírico, estás creando literalmente una versión de tu existencia después de la muerte”.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario