¿Quieres empleados comprometidos? Remodela la oficina

Foto: Shutterstock

Hace días platiqué con un amigo sobre cómo los empleados -él los llamó los súper Godínez, y hasta los clasificó por tribus- adaptaban su espacio de trabajo haciendo de él una extensión de su casa y de su personalidad. Nos reímos, pero nunca nos cuestionamos si ese hábito que tenemos casi todos los colaboradores de una empresa se relaciona con nuestra productividad.

En México, la Ley Federal de Trabajo establece la obligación del patrón de proporcionar a los empleados útiles, instrumentos y materiales necesarios para ejecutar su labor, pero nada dice sobre comodidades, pintura de interiores, mesas de trabajo y sillas ergonómicas, ni siquiera una planta donde posar la vista. Quienes hacen las leyes tal vez sigan viendo a los trabajadores como máquinas, pero los que simplemente ya no pueden ignorar ese tema son las empresas.

Uno de los grandes retos de las organizaciones es elevar la productividad, y esto se consigue teniendo empleados comprometidos. Estudios revelan que el espacio de trabajo apropiado ayuda a que los empleados se sientan más motivados, y por ende trabajen mejor. Pero ninguno había medido ese impacto, hasta ahora.

undefined

El más reciente informe global de Steelcase, sobre el “El compromiso y el espacio de trabajo” revela que sólo 13% de los trabajadores de todo el mundo está muy comprometido y satisfecho con su espacio de trabajo. En el otro extremo, hay un 37% que se siente poco satisfecho y muy insatisfecho y tiene un bajo grado de compromiso. Esto lleva a preguntarse si el excelente trabajo que hace el porcentaje altamente satisfecho se ve anulado por la cantidad de aquellos que se siente descontento con su lugar de trabajo.

¿Por qué importa tener trabajadores comprometidos? Porque estos son el motor que hace avanzar a las organizaciones, indica Steelcase. No sólo son más productivos, sino que generan nuevas ideas y fomentan la mejora continua o innovación en la empresa, lo que los convierten en activos valiosos para ésta.

Los trabajadores muy comprometidos son los que están más satisfechos con el mobiliario, iluminación, temperatura y nivel de ruido ambiental. También valoran los esfuerzos de la organización para fomentar su bienestar.

“Los trabajadores no comprometidos son el grupo más numeroso de este estudio, lo que implica que algunas organizaciones podrían estar pagando a más de la tercera parte de sus trabajadores para que vengan a la oficina a minar el trabajo del resto”,indica Steelcase.

Los descubrimientos

El estudio de Steelcase se realizó en 17 países y contó con 12,480 participantes. Los resultados arrojaron cinco descubrimientos: el grado de compromiso de los trabajadores está relacionado con la satisfacción que sienten sobre el espacio de trabajo; que empleados comprometidos tiene mayor control sobre su experiencia en el trabajo; el uso de tecnologías fijas supera al de las móviles; siguen perdurando los estilos de trabajo tradicionales y el contexto cultural afecta los niveles de compromiso.

Destaca que los trabajadores menos satisfechos con sus espacios de trabajo y menos comprometidos pertenecen a economías desarrolladas, como Francia, donde la lealtad es de 5%, en cambio en países emergentes como México hay más nivel de satisfacción y compromiso (22 por ciento).

México, por debajo de la media

Según Steelcase, en México el uso de espacios totalmente abiertos (10%) está muy por debajo de la media global (23%), además de que la adopción de espacios móviles es aún baja. La jerarquía sigue siendo una parte importante de la cultura del trabajo, aunque sólo 20% de los empleados tiene un despacho privado, nuevamente es un dato que está por debajo de la media global.

Otro aspecto en el que el país está muy por bajo de la media es en el uso de espacios compartidos para la relajación o salas de reuniones. El trabajador mexicano tiene en general una opinión positiva sobre su espacio de trabajo, pero no se muestran muy entusiasmado sobre el lugar que ocupan individualmente, ya que valoran su mobiliario y tamaño de espacio por debajo de la media global.

Los mexicanos, indica Steelcase, son menos probables a describir sus oficinas como impersonales.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario