¿Qué son los Carve-Outs y cómo generan valor en su empresa?

Foto: Especial

Los carve-outs (por su traducción en inglés) son las desinversiones de activos que no son estratégicos en la operación de una compañía. Los ingresos obtenidos por estas transacciones se pueden utilizar más eficientemente en otros procesos productivos para aumentar el valor y la rentabilidad de una empresa.

La mayoría de las compañías están constantemente analizando su portafolio de activos y el valor que cada uno de ellos genera. Primero, se hacen la pregunta sobre si deberían de vender los activos no estratégicos y segundo, se cuestionan sobre en dónde es que deberían invertir esos recursos para obtener un mayor crecimiento y rentabilidad para la compañía.

Este tipo de desinversiones, suelen centrarse en unidades de negocio que no son básicas para la empresa y tienen el fin de generar recursos adicionales para invertirse en la estrategia principal de la compañía a través de dos acciones: crecimiento orgánico, haciendo inversiones o mejorando sus procesos productivos, y crecimiento inorgánico, fondeando nuevas adquisiciones centradas en las operaciones estratégicas de la misma.

En el caso de empresas públicas, el hacer estas desinversiones crea una estrategia más enfocada, lo que puede ser recompensado con una mejor valuación de mercado, ya que la compañía está más alineada con la estrategia fundamental. Típicamente, el negocio a desinvertirse tiene una menor valuación de mercado que el resto de la compañía, haciendo que las valuaciones de analistas sobre la compañía existente mejoren a través de mayores crecimientos, márgenes y múltiplos de mercado.

Es importante estar conscientes que si un activo o división no están generando utilidades, o sus márgenes son inferiores a los del resto de la compañía, iniciar un proceso de venta de la misma puede ser un camino eficiente para levantar capital. Para beneficio de compañías estratégicas en México, existen varios fondos de capital privado a los cuales les atraen mucho este tipo de transacciones.

¿Qué análisis interno se debe de hacer antes de considerar una desinversión?

a) Identificar el negocio a desinvertir: en caso de requerir capital para mejorar la rentabilidad de la compañía, la administración debe de entender qué división sería la más propicia para iniciar un proceso de venta.

Conocer bien cuál es el mercado de esa división, su potencial crecimiento y el ambiente competitivo, ayudan a contestar si es que hay alguna estrategia que la compañía puede implementar para mejorar la rentabilidad de esa división, o si es mejor iniciar un proceso de venta.

b) Valor potencial del negocio a desinvertir: saber el rango de valor de la subsidiaria a desinvertir es importante, ya que esos recursos serán nuevamente invertidos en la compañía.

Una valuación puede dar un parámetro realista del valor de mercado de esa división y de esa manera la compañía obtiene completa visibilidad para decidir si vale la pena vender o no en ese momento.

c) Potenciales compradores: hacer un profundo análisis para entender quién podría estar interesado en esa división y analizar si el valor de la división es mayor para un comprador que para la compañía.

d) Período de transición: por último, a menos de que sea una división completamente independiente, se debe de prever un periodo de transición en donde la compañía trabaja conjuntamente con el nuevo comprador.

Generalmente, el contar con una firma de banca de inversión enfocada en venta de empresas puede ayudar a que la transacción fluya de una manera más eficiente, dado que cualquier inversionista cuestionará los números de la compañía y su crecimiento a futuro, con el objetivo de reducir su valor.

*El autor es director de ZIMMA Corporate Finance
andrei@zimma.com.mx
Sitio: www.zimma.com.mx
Tel. 52926700

CRÉDITO: 
Andrei Lepiavka Ostos*