Por qué ofrecer un plan privado de pensión

Foto: Shutterstock

Existen 2,045 planes de pensión privada en el país patrocinados por 1,835 empresas

La vejez es la etapa donde se debe descansar de toda una vida de trabajo, relajarse, no preocuparse de nada más y disfrutar el tiempo libre, realizar los planes pendientes; sin embargo, muchas personas no lo viven así por la falta de dinero.

En México, más de 12 millones de personas son mayores de 60 años, de las cuales sólo 26.1% está pensionado, mientras que 33.9% trabaja para solventar sus gastos y 73.2% se desempeña en el comercio informal sin acceso a ningún tipo de prestación, señalan datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

El panorama no es alentador, ya que desde las modificaciones a la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social de 1997, la pensión depende del ahorro acumulado en la afore más los rendimientos obtenidos del trabajador y si estos recursos no alcanzan, el gobierno dará un apoyo mínimo de 2,300 pesos, teniendo en cuenta que se tengan las 1,250 semanas de cotización.

La principal razón de esta situación es la falta de ahorro desde la juventud y no haber contado con un empleo que ofreciera prestaciones como la jubilación. Una solución para seguir previniendo esto son los planes privados de pensión (PPP) que ofrecen las empresas y que están cobrando gran fuerza.

“Los PPP se pueden adquirir a nivel individual. La persona lo contrata por su cuenta, pero el mayor facilitador son las empresas, no sólo en México sino en el mundo”, explica en entrevista con El Economista, Francisco Villa, director de soluciones institucionales de Principal, proveedor de PPP.

Detalla que en años pasados los planes de pensión venían en aumento, pero con los cambios fiscales se detuvo un poco; sin embargo, con el tiempo se ha tomado más conciencia del ahorro para el retiro.

Una creencia de este tipo de planes es que sólo se encuentran en empresas grandes, pero realmente no es así. Actualmente existen 2,045 planes de pensión privada en el país patrocinados por 1,835 empresas, de las cuales, 76% se da en compañías con 500 empleados y 60% cubre a menos de 200.

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, los planes acumulan 490,426 millones de pesos, lo que equivale a 2.4% del Producto Interno Bruto, que suele ser administrado a través de fideicomisos abiertos en bancos o casas de bolsa.


Los beneficios

Villa menciona que estos planes privados de pensión no sólo benefician a los empleados, sino que también ayuda a la empresa a crecer, tener mejor imagen y reducir costos.

La compañía se da a conocer favorablemente por su labor social, tiene mayor atracción de talento y fidelidad de los colaboradores, por lo que la rotación de personal es menor y el compromiso al trabajar mayor, lo cual mejora la productividad y el ambiente laboral.

En la parte fiscal es 53% deducible y el gasto por liquidaciones y capacitaciones de nuevos empleados es menor.

“El beneficio para los empleados no sólo tiene que ver con tener más recursos cuando se retiren, sino que las aportaciones que ellos dan al plan son 100% deducibles”, destaca Villa.

Asimismo, evita que las personas que ya están en edad de retirarse se queden más años porque el monto contemplado no les alcanza para vivir dignamente.

Los tipos de pensión

Para acceder a esta prestación, ­Villa refiere que las empresas pueden acercarse con especialistas y detalla que hay diferentes modalidades como la definida y de contribución definida. La primera es similar a la ley anterior del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), donde no importa cuánto aporte el trabajador porque la empresa indica el monto con el que se quiere pensionar.

La segunda es como un símil de la nueva ley, donde el trabajador tiene una cuenta individual, la aportación es libre y de acuerdo a lo que reúna, más la contribución de la empresa, puede retirarse.

Otra opción es que la empresa aporte bajo la condición de que el empleado también lo haga.

Villa detalla que otra ventaja de estos planes es que la empresa puede poner libremente sus reglas. Por ejemplo, algunas lo que hacen es aportar 1 peso por cada peso que el empleado dé, mientras que otras dan 50 centavos por cada peso de la persona. Lo importante es definir desde el comienzo el monto que la empresa brindará así como el tiempo en el que podrá retirar todo.

“Hay quienes tienen como regla que si te vas antes de los cinco años de laborar, te puedes llevar tu monto ahorrado y la mitad de la contribución de la empresa, pero si duras 10 o más, puedes llevarte todos los aportes”, dice.

Reconocimiento a empleados

Si bien más empresas ya ofrecen esta prestación, Villa considera que aún es necesario que más se sumen en poco tiempo, sobre todo las mexicanas, pues de las 1,835 empresas que los tienen, 660 son extranjeras.

De igual manera, destaca que no es sólo un beneficio económico, cuestión de buena imagen ni mucho menos un gasto de tiempo o dinero como muchas veces llega a creerse. Se trata de hacer conciencia de la dignidad de vida al envejecer y sobre todo, una forma de agradecimiento a los empleados por dar tantos años de su vida a la compañía.

“Creo que otra forma de ser una empresa socialmente responsable es regresar un poco a aquellos trabajadores que dieron 10, 20 años o toda su vida para que tengan un descanso digno”, concluye.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario