Que un influencer sea un beneficio y no un lastre para la empresa

Foto: Shutterstock

De acuerdo a un estudio realizado por eMarketer, 45% de los consumidores a nivel mundial dependen de las redes sociales para orientar sus decisiones de compra. Por lo tanto, las empresas que no forman parte de este universo online están perdiendo la oportunidad de hacer buenos negocios.

En este sentido, los influencers digitales se han vuelto vitales para la supervivencia de muchas empresas debido a que acumulan millones de seguidores fieles a sus publicaciones y consejos, lo cual, en términos de comunicación de marca, podría, literalmente, no tener precio.

Tania Magalhães, directora de Comunicaciones, PayPal América Latina dice que la buena gestión de la comunicación corporativa juega un rol importante y es preciso que los mensajes estén dirigidos hacia el “nuevo consumidor”, el cual busca cada vez más información en Internet y quiere encontrarla en canales confiables e influyentes.

Si bien una elección acertada puede significar olas de éxito en el mercado, un influencer malintencionado podría causar estragos en la imagen de su marca, para reconocer un buen candidato es indispensable analizar su nivel de compromiso y seguir sus publicaciones para tener certeza de que su contenido tiene la misma calidad.

Por ello, es conveniente invertir tiempo en revisar los comentarios de los seguidores para ver si concuerdan con el post, si etiquetan a otras personas o lo comparten, precisa Tania Magalhães.

Asimismo, un estudio realizado por la firma Ipsos y Crowdtap establece que 30% de las horas que los millennials pasan en Internet lo hacen para revisar el contenido creado y editado por los contactos de las redes sociales. De este periodo de tiempo, 18% lo dedican a Facebook, Instagram y LinkedIn, 6% lo utilizan para enviar y recibir mensajes y el otro 6% lo usan para hablar con otras personas acerca de marcas o productos.

Estos datos confirman que los millennials deposita mucha confianza en celebridades de redes sociales, por ello las empresas apuestan en contratar influencers que den una nueva imagen a las actividades de marketing y así conseguir la aprobación del público joven.

“Pero es importante prestar atención, ya que, en este escenario actual, no todo lo que brilla es oro, y está claro que no siempre la persona más famosa traerá los mejores resultados para su campaña”, finaliza Tania Magalhães.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario