¿Por qué las empresas necesitan coaching?

El coaching es una herramienta fundamental para el crecimiento, tanto personal como empresaria. Foto: Especial

El coaching es una herramienta fundamental para el crecimiento, tanto personal como empresarial, ya que ayuda a buscar nuevas formas de observar, a generar alternativas e incorporar nuevas perspectivas y acciones.

Uno de los objetivos principales de las empresas, sino es que el más importante, es mejorar continuamente, corregir las fallas y diseñar estrategias que las conviertan en las mejores de su sector; sin embargo, este proceso puede ser complicado al no saber por dónde empezar. En estos casos, el coaching puede convertirse en el mejor aliado.

El coaching es una disciplina que nació hace menos de 30 años, con el objetivo de ayudar a las personas a que cumplan sus propósitos y objetivos, a través de una guía profesional que les permita adquirir nuevas habilidades y conocimientos. Tanta ha sido su importancia que el sector empresarial lo ha comenzado a adoptar para tener lideres mejor desarrollados y equipos de trabajo más preparados.

Para Josecho Vizcay, coach y autor del libro El masajista de almas, el coaching es una herramienta fundamental para el crecimiento, tanto personal como empresarial, ya que ayuda a buscar nuevas formas de observar, a generar alternativas e incorporar nuevas perspectivas y acciones, porque si la perspectiva cambia, todo alrededor también lo hace.

“El trabajo de un coach es ayudar a otros a cambiar su vida y lograr sus objetivos. Existen muchos mitos alrededor, especialmente, cuando no se tiene una buena preparación. En cambio, si un coach está bien preparado la ayuda es inestimable y se pueden tener grandes resultados en cualquier sector empresarial”, explicó Vizcay en entrevista con El Economista.

Entre los beneficios del adoptar el coaching en la empresa está ayudar a mejorar la comunicación, haciéndola clara, asertiva y fluida, priorizar la ética, el respeto y la honestidad, hacer acuerdos que faciliten la convivencia, gestionar y prevenir los conflictos, así como ayudar al crecimiento personal de todos los involucrados.

El crecimiento de los líderes es un ejemplo del apoyo del coaching, cómo indicó Josecho, toda persona que tenga responsabilidad sobre otros, forzosamente requiere de un coach en su vida, porque así aprenderá diferentes habilidades y nuevas formas de trabajo.

“No podemos concebir un liderazgo que no esté fundamentado en el coaching. Hoy hablar de líderes es hablar de líderes coaching, con diferentes habilidades como empatía, escucha y confianza en sus equipos”.

El mejor coach

El autor indicó que acercarse al coaching es una de las mejores decisiones que se pueden hacer; sin embargo, hay que saber elegir al adecuado.

Para Josecho, un buen coach es aquel que se ha preparado en al menos dos de las tres corrientes de formación del coaching.

La primera corriente es la americana, la base del coaching que indica lo qué es la disciplina y cómo ser un coach. Es primordial que todos tengan esta base.

La segunda es la europea, que aporta herramientas como Grow (método utilizado para establecer objetivos y resolver problemas).

El tercero es el ontológico, originario de Chile que consiste en un análisis de la comunicación y esencia de la persona para saber quién eres, qué quieres y cómo lo quieres.

Cuando el coach tiene la acreditación de las tres escuelas, entonces significa que ofrece garantía. Asimismo, al momento de elegir al adecuado, hay que optar por los referenciados, quienes tengan evidencias de trabajo bien cimentadas.


Requisitos para tener un coach

Buscar a un coach calificado no es la única cuestión que la empresa debe considerar, también requiere pensar en si cumple con los requisitos para recibir la asesoría.

En este sentido, Josecho resaltó que el primer requisito para tener un coach es contar con la voluntad de querer hacer cambios, ya que “un coach no puede trabajar nunca con una persona u organización que no quiere cambiar”.

Asimismo, hay que tomar conciencia de lo que se quiere hacer y cambiar, tener la responsabilidad de hacer ese cambio, es decir, hacer lo necesario para lograrlo, y tener confianza en los coaches. Si todo se mezcla, el resultado será muy bueno.

Actuar antes del desastre

Josecho indicó que lo más importante para incluir el coaching en la empresa es no esperar a que algún problema surja, sino que esté desde un comienzo para prevenir los conflictos y tener una mejor relación.

“Al coach hay que contratarlo antes de llegar a la enfermedad grave. Hay empresas que saben que entre sus miembros, hay o habrá conflictos. Eso hay que prevenirlo y actuar antes de que ocurra”.

Una de las empresas donde el coach es de gran apoyo es en las familiares, que son las compañías que más conflictos tienen en la dirección, esto por la relación entre todos los parientes, lo que puede conducir a la quiebra.

Vizcay reveló que en México, de cada 100 empresas familiares que se crean, sólo 11 llegan a los nietos. La principal causa es la carencia de habilidades de administración y mantener una buena relación entre todos.

Con el coaching, los integrantes pueden aprender a administrar de una mejor forma, adquirir nuevas habilidades, saber cómo integrar a nuevos miembros y, sobre todo, cómo dejar la empresa a las siguientes generaciones.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario