El proceso de crear un bien tanginble

Foto: El Economista

Una negociación de fusión de empresas requiere de la valuación de las entidades interesadas

Los empresarios del Estado de México Gabriel Pinto Ramírez, dueño del Rancho San Gabriel; Manuel Gómez Bueno, dueño de Los Mejores Becerros de Juárez, y Raúl Cuevas de Alba, dueño de la Ganadería Cuevas, se enfocaban en la producción de becerros en la misma zona. En diciembre del 2012, los tres se planteaban la posibilidad de fusionar sus negocios en una sola entidad.

La institucionalización de las empresas era el motivo para realizar la fusión, ya que les permitiría operar de manera más eficiente y estandarizada; analizar permanentemente su información financiera y operativa para presentarla de forma transparente y oportuna a sus órganos de gobierno, con el fin de que éstos pudieran tomar decisiones de forma imparcial, informada y compartida.

Clientes y Mercado

La operación consistía en sostener un hato ganadero de reses criadoras que pudiese reproducirse con tal velocidad que al menos por cada animal adulto se tuviera un becerro al año. Las empresas permanecían con los becerros sólo hasta los dos meses de edad y entonces los vendían para que sus clientes continuaran con el ciclo de engorda y venta al mercado final (rastro) o los usaran para autoconsumo y trabajos en el campo.

Contaban con algunos toros sementales y una división dedicada a la producción de forrajes o alimento balanceado para hacer que el becerro ganara peso a los pocos meses de su nacimiento.

La zona de influencia de las empresas había mostrado un crecimiento gradual pero sostenido (2.8% anual). Aun cuando el terreno fértil favorecía la producción ganadera, algunos de los compradores recurrían a apoyos gubernamentales para adquirir los becerros, como los programas de apoyo al campo (Procampo). Otros adquirían los animales con el apoyo crediticio de las empresas.

Momento de la decisión

Gabriel, Manuel y Raúl decidieron buscar un consultor y apegarse a sus recomendaciones. El asesor generó algunos de los supuestos mostrados en los estados financieros de las tres empresas (crecimiento, por ejemplo), con base en preguntas planteadas a los empresarios. Finalmente, se acordó una reunión para que el consultor presentara una propuesta y pudieran discutir los resultados. Al final, los tres lograron integrar sus negocios.

El ABC de una fusión

Una negociación de fusión de empresas requiere de la valuación de las entidades interesadas. El proceso se torna complejo ya que algunas podrán tener bienes tangibles, otras podrán argumentar que intangibles como la marca constituyen un valor concreto y otras que su valor consiste en la capacidad de generar ingresos por venta.

Existen diferentes métodos de valuación de empresas:

  • Valor en libros: cada empresario aporta capital a la nueva compañía y se hace la división accionaria con base en los activos de las aportaciones de cada uno de ellos.
  • Método de múltiplos: al tomar un indicador de desempeño (utilidades, por ejemplo) y multiplicarlo por un factor (el múltiplo) se tendrá el valor que se puede pagar por una empresa. Si se cuenta con una utilidad anual de 2.5 millones de pesos, con un múltiplo de 4 el valor de la empresa será igual a 10 millones de pesos.
    Algunos múltiplos estimados se relacionan con el tiempo. El supuesto será que, en cuatro años, de una utilidad de 2.5 millones se recuperará una inversión de 10 millones. el que no siempre se encuentran empresas comparables y la aceptación del supuesto de que el dinero no tiene valor a lo largo del tiempo (interés devengado en 4 años).
  • Método de flujos descontados: el valor de una empresa depende de los flujos futuros que pueda generar en su vida económica. Es necesario definir un horizonte de valuación, proyectar los flujos netos de efectivo, calcular el valor terminal y obtener la tasa de descuento (tasa de rendimiento mínima aceptada) para ajustar los flujos.

El Tecnológico de Monterrey y El Economista entregarán un Certificado en Administración de Pequeñas Empresas a los lectores que resuelvan una serie de casos de publicación quincenal, de los que este texto forma parte. Consulta las bases en eleconomista.com.mx/especiales/tec-pymes

*Jorge A. González González
 es director del Centro Internacional de Casos (CIC)
 del Tecnológico de Monterrey. Anna Karen Fadl estudia la maestría en Finanzas en el Tec.

Algunos datos de este documento han sido modificados a petición de las personas e instituciones involucradas.

CRÉDITO: 
Jorge A. González González y Anna Karen Fadl*