Problemas de salud mental afectan a uno de cada cinco empleados

Foto: Shutterstock

Las altas cargas de trabajo, los exigentes horarios, mal ambiente laboral o el tiempo de traslado al empleo provocan que al menos uno de cada cinco empleados padezca un trastorno de salud mental como ansiedad, depresión o estrés.

Aldo Suárez, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana indicó con motivo del Día Mundial de la Salud Mental que se conmemora el 10 de octubre y que este año tiene como lema “la salud mental en el trabajo”, que la ansiedad, depresión, estrés y adicciones como a la nicotina, cafeína o drogas, son los principales problemas de salud mental que sufren los trabajadores del país.

“La depresión cuesta 25 días de trabajo perdidos al año, el pánico 20 días, las fobias 15 y el estrés postraumático 9 días”, detalla.

En la Ciudad de México el tiempo promedio de traslado es de seis horas al día, lo que genera un alto nivel de estrés que afecta a 40% de los mexicanos y pone en riesgo a uno de cada cuatro de sufrirlo a futuro.

En este sentido, Jorge Mérida, director de bienestar emocional en el trabajo en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), añade que no atender los problemas mentales repercute en la rotación de personal, perdida de habilidades formales en el trabajador, mayor ausentismo y disminución del sentido de pertenencia a la empresa.

Medidas de prevención

Jorge Mérida indica que las empresas deben implementar estrategias para prevenir estos problemas, para ello se deben enfocar en cuatro sectores. El primero trata sobre la organización de las actividades, donde se debe evitar la sobrecarga de trabajo, se genere la comunicación entre todos, se flexibilicen los horarios, se permita el home office y se empodere a trabajadores.

El segundo rubro abarca la calidad de la comunicación y las relaciones interpersonales, donde se fomente el apoyo social de los colaboradores y se generen políticas de cero tolerancia.

El tercer aspecto incluye las condiciones laborales, las cuales involucran el acceso a la seguridad social, así como tener espacios seguros y accesibles.

La última área tiene que ver con el contenido de trabajo, es decir, ubicar los puestos de trabajo que más exigen dedicación física e intelectual y que generan mayor estrés para realizar medidas preventivas.

“Además, las organizaciones pueden hacer otras acciones como sensibilizar sobre el tema, desarrollar un clima que promueva el bienestar y la creatividad, facilitar el acceso a servicios de salud mental para quienes lo necesiten, fomentar la sensibilidad de los directivos hacia las necesidades de los empleados, combatir el estigma y promover la discusión sobre la salud mental en el trabajo”, agrega Mérida.

El estigma

El principal reto para tratar los padecimientos de salud mental, es el estigma sobre el tema, donde predomina la vergüenza por tener algún problema, que a su vez produce desvalorización y discriminación.

“Por cada dólar que se invierte en la salud mental de los empleados, hay un retorno de inversión de cuatro dólares”, resalta Suárez.

Para ayudar a combatir esto, la STPS cuenta con el programa nacional de bienestar emocional desarrollo en el trabajo, que consiste en acompañar a las empresas durante 12 meses a diagnosticar las acciones que tengan en pro del cuidado mental.

“El programa es gratuito y cualquier interesado debe acercarse a la secretaria para recibir pláticas y asesorías”, concluye Mérida.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.