La plantilla de las ideas

Foto: Shutterstock

Drew Boyd y Jacob Goldenberg rescatan en su libro “Dentro de la Caja. El proceso creativo que funciona en todos los casos”, el llamado Pensamiento Inventivo Sistemático, creado hace casi un siglo.

“No ver sólo árbol, sino el bosque completo” es una de las primicias comúnmente aceptadas sobre la forma de crear. Plantear el problema y luego lanzar la lluvia de ideas hasta hallar una solución. Desviarnos tan lejos como sea posible hasta dar con una idea innovadora.

Drew Boyd y Jacob Goldenberg desafían esta concepción. Los autores del libro “Dentro de la caja” consideran que más que esperar a la musa, hay que aplicar herramientas simples y efectivas para hallar la lógica subyacente que hay en todos las cosas.

Los expertos estadounidenses en marketing creen que las soluciones inventivas comparten ciertos patrones o plantillas, que regulan el pensamiento y canalizan el proceso creativo.

“Los innovadores de todos los rincones de mundo han usado estas plantillas en sus inventos durante miles de años, la mayoría sin ser conscientes de ello. Estas plantillas están ya codificadas como el ADN en los productos y servicios que vemos alrededor”, aseguran.

TRUCOS VIEJOS PARA PERROS NUEVOS

En su libro sobre las técnicas de la creatividad, los autores rescatan llamado Pensamiento Inventivo Sistemático (SIT por sus siglas en inglés), que consta de cinco plantillas: sustracción, división, multiplicación, unificación de tareas y dependencia de atributos.

-Cuando menos es más. Se trata de poner en práctica la técnica de la sustracción, en la que mentalmente eliminamos un componente interno del producto o proceso que creemos necesario e imaginamos que el resto siguen existiendo juntos “tal cual”. Tal vez esto suene a “un televisor sin pantalla o a un foco sin filamentos”.

Pero es posible, y como ejemplo está el walkman de Sony. Masaru Ibuka, cofundador de Sony, gustaba de escuchar música en los vuelos largos, y como no podía cargar con la grabadora de casetes pidió a su equipo Innovación y Diseño una versión estéreo más pequeña que sólo reprodujera música. Los ingenieros quitaron entonces las bocinas, y las sustituyeron por audífonos y sustrajeron la función de grabar sin reemplazarla. Lo demás es historia.

Divide y vencerás. La segunda técnica, la de la división, puede ser funcional, física o conservadora. En la primera se extraen funciones específicas de un productos y se colocan en otro sitio; en la segunda se corta en producto en pedazos y se sigue cualquier línea física aleatoria y en la tercera se divide el producto en versiones más pequeñas del mismo.

Ejemplos de esta separación la vemos en la Laptop, que es más pequeño y ligero debido a la división funcional, en el que el disco duro, la unidad DVD y la tarjeta de video se pueden montar sólo cuando se requieran. Como división física pensemos en los submarinos que hoy son más grandes y seguros, debido a su separación por medio de celdas que son protegidas por capas gruesas de acero. Philadelphi es un ejemplo de división conservadora al comercializar raciones personales de su queso crema.

Sé fructífero y multiplica. Esta técnica se limita a copiar algo que ya existe, pero lo cambia para que ofrezca algo útil y nuevo. Para ello es necesario conocer qué componentes integran el producto o servicio, seleccionar alguno y hacer copias de él; visualizar los nuevos modificados, y preguntarse qué beneficios aportan, quién querría ese producto y si es viable.

Hacer más con menos. Pasamos a la quinta técnica, la de la unificación de tareas, en la que asignamos una labor adicional a un componente, y esto se puede hacer a través de la externalización, es decir, encargar a un externo la nueva función; sacando provecho de componentes internos existentes o haciendo que un elemento interno “robe” su función a un externo.

Correlaciones hábiles. O en otras palabras la dependencia de los atributos, una relación casi camaleónica, en la que si uno cambia, el otro también. Piense por ejemplo en el biberón que cambia de color cuando el líquido alcanza la temperatura óptima al calentarse.

La creatividad rara vez se alcanza con un pensamiento descabellado, pero como destreza se puede aprender y dominar a través de SIT, que proporciona los patrones de pensamiento para solucionar nuestros problemas y contradicciones cotidianas para innovar a voluntad.

Infografia

Dentro de la caja

*Los suscriptores de El Economista pueden acceder a una síntesis de este libro elaborada por Leader Summaries, empresa especializada en resúmenes de libros empresariales. Para ello diríjase al apartado de descarga de PDF del periódico en la web de El Economista y pulse en el apartado de Biblioteca Empresarial o visite la página: http://www.leadersummaries.com

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario