¿Nuevo en el trabajo? Intégrate a tu nuevo equipo

Foto: Shutterstock

Llegar a un nuevo trabajo no es nada sencillo; en cuanto al tema de la convivencia, a muchos empleados se les dificulta integrarse al equipo de trabajo. Sin embargo, es importante que se incorporen para conseguir un buen clima laboral y la realización de sus actividades sea favorable.

Business Insider recomienda ser genuino y honesto para lograr la simpatía de sus compañeros. Ser querido por la gente con quien trabaja –su jefe, colegas y clientes– puede ser de gran ayuda para conseguir el éxito en los negocios.

A continuación, cinco cosas se pueden hacer para conseguir empatía con los compañeros de trabajo:

1. Ser respetuoso

Esto significa ser amable con todo el mundo: jefe, clientes, compañeros de trabajo, recepcionistas, conserjes, nuevas personas a tratar, y lo más importante, con uno mismo. Hacer que las personas se sientan bienvenidos y valorados contribuirá de gran manera a crear relaciones sólidas y duraderas. Es importante tratar a todos como a uno le gustaría ser tratado.

2. Hablar y hacer preguntas

Entablar una conversación genuina con un colega. Llamarlo por su nombre y hacer preguntas acerca de sus últimos proyectos e intereses. Cada persona tiene un tema favorito, y es por eso que conversas y cuestionar es muy importante.

3. Escuchar

Es importante escuchar activamente. Enfocar toda la atención en la persona con quien se está hablando. La gente valora la atención y el interés en escuchar las cosas que se tienen que decir. Nunca hay que pensar que se es aburrido, por el contrario, se está siendo amable. A la gente le gusta llamar la atención. Es una necesidad humana básica.

4. Elogie

A todos nos gusta sentirnos apreciados. Siempre es buen momento para elogiar el trabajo de un jefe o colega. Un simple comentario positivo puede alegrar el día de una persona, sobre todo si están teniendo un día difícil. Puede ser algo tan simple como decir que le gusta su camisa o su corte de cabello. No se expanda demasiado en elogios, es mejor que sean sencillos y sinceros.

5. Sonría

Está bien no ser demasiado serio todo el tiempo. Cuando se sonríe a las personas, las hace sentir bienvenidos y también los invita a que ellos le devuelvan la sonrisa. Sonreír –de una manera muy genuina y sincera– hace las cosas más fáciles para los demás y para uno mismo. Aprovechar la oportunidad de sonreír a menudo y contribuir a impulsar un ambiente positivo en el trabajo.

ZLR

Contenido de la

CRÉDITO: 
Gestión / Perú