No temas pagar impuestos al tramitar tu RFC

El trámite es sencillo y sin costo. Foto: Especial

No importa el género, de dónde se seas o la edad (siempre que sea a partir de los 18 años), toda persona física o moral (empresas) tiene por obligación tramitar su clave de Registro Federal de Contribuyentes (RFC), ya que permite llevar a cabo cualquier actividad legal por la que percibirá dinero y por lo cual se adquiere la obligación de pagar impuestos. El trámite debe realizarse ante la Secretaría de Administración Tributaria (SAT)

En otras palabras, el RFC es una forma de identificación con la que el SAT lleva un padrón de todas las personas registradas basado en la actividad económica que tienen para que posteriormente, contribuyan al gasto público de una forma más sencilla.

El trámite

El trámite se puede hacer de dos formas, presencial o en un par de clicks a través de la página web y puede solicitarse asesoría o citas por telefóno.

Si se es persona física, sin estar obligada a expedir comprobantes fiscales por los actos, actividades o ingresos percibidos y no se requiere presentar declaraciones periódicas, hay que tener más de 18 años y contar con la clave única de registro de población (CURP). De igual manera, se puede solicitar la inscripción con obligaciones fiscales.

En caso de no contar con el CURP, se puede presentar alguno de los siguientes documentos: acta de nacimiento certificada por notario público (copia certificada), carta de naturalización legalizada o certificada (original) si se es mexicano por naturalización, o documentos migratorios vigentes y originales en caso de que ser extranjero.

Al hacerlo en Internet, primero se deberá llenar el formulario con los datos básicos como nombre y edad, y guardar el formato. Posteriormente, se obtendrá un acuse único de inscripción en el RFC que contiene la cédula de identificación fiscal, guía de obligaciones y código de barras bidimensional (QR).

Si se desea inscribir obligaciones fiscales, habrá que acudir a cualquier Administración Desconcentrada de Servicios al Contribuyente, en los treinta días hábiles siguientes a la inscripción, para tramitar tu contraseña o e.firma (conjunto de datos y caracteres que te identifica al realizar trámites y servicios por internet en el SAT). Si no se acude, el SAT inactivará la clave hasta cumplir con lo señalado.

Este trámite no tiene ningún costo y el registrarse sin adquirir obligaciones fiscales, no obligará a la persona a presentar ningún aviso o declaración ante Hacienda, sino hasta que comiencen sus actividades productivas, si es que ocurre así.

Contar con este registro permitirá tener mayor presencia ante potenciales clientes o proveedores a personas que en un futuro se integrarán a la actividad productiva, ya sea como empresarios o como profesionistas.

De igual manera, es útil para jóvenes que buscan su primer empleo formal, por trámites para su solicitud de empleo y cuando los contratos se dan honorarios.

Verifica tu RFC

Cuando no se sabe si ya se cuenta con RFC, se puede acceder a la página para hacer la consulta.

Para ello, sólo hay que acceder el CURP, ingresar el código captcha que se muestra y en segundos se obtendrá la información de personas o empresas.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario