No pierda a los empleados recién contratados

De acuerdo con un análisis realizado por Harvard Business Review, 33% de los recién contratados busca un nuevo empleo en los primeros seis meses y 17% abandona su trabajo durante los tres primeros, por ellos las empresas deben crear procesos para integrar a los empleados en la organización y que esto ayude a que la empresa ahorre el costo de una nueva contratación.
La gestión eficiente de este proceso, también llamado OnBoarding, evitará la fuga de los profesionales recién incorporados. Además, los empleados que participan en un proceso de incorporación bien ejecutado tienen 58% más probabilidad de permanecer en la empresa después de tres años.
Para conseguir el máximo rendimiento del recién contratado desde el primer minuto y evitar la saturación de los primeros días, las compañías deben poner en marcha procesos y herramientas que permitan gestionar aquellos aspectos que pueden llevarse a cabo en la fase previa a la incorporación del empleado y que agilizan su proceso de adaptación.
Gestionar esta fase previene la fuga de ese profesional contratado tras un exhaustivo proceso de selección y, por consiguiente, tener que volver a iniciar un nuevo proceso de búsqueda para esa vacante, con todos los costes y recursos que esto conlleva.
Las consecuencias para una empresa que contrate una media anual de 80 empleados y que no cuente con un proceso digital de OnBoarding derivarían en el abandono de 17% de los nuevos profesionales durante el primer trimestre y de acuerdo con la empresa de tecnología empresarial Meta4, ocasionaría el incremento aproximado de 33% de los costos laborales de las nuevas contrataciones, como el pago de salarios durante esos tres meses y por los que la compañía no ha obtenido retorno, así como el precio de iniciar un nuevo proceso de contratación y la inversión del periodo formativo del empleado.
Contar con una solución OnBoarding permite agilizar los trámites de contratación de los nuevos empleados, como la firma del contrato de trabajo, el certificado de estudios o la aceptación de las políticas de empresa. Al colaborador le facilita acceder y editar su información personal y curricular: estado civil, contactos de emergencia, cuenta bancaria, historial académico, así como conocer y relacionarse con sus futuros interlocutores, managers, compañeros y personas de referencia, lo que hará que su primer día de trabajo le resulte más sencillo y agradable.
Asimismo, esta herramienta no sólo beneficia al nuevo empleado sino también a los managers, uno de los principales actores a la hora de promover o inhibir la adaptación de este nuevo talento, al permitirles un contacto directo con esas futuras incorporaciones, para planificar juntos acciones de inducción, formativas, de desarrollo o de socialización, reduciendo de esta forma su curva de aprendizaje en el nuevo puesto.
“Si hemos invertido esfuerzo, cariño y recursos en nuestros candidatos durante las distintas fases del proceso de selección, en el momento de la incorporación y durante las semanas previas y posteriores al mismo, no debemos bajar el ritmo. Una vez que el candidato acepta nuestra oferta, es imprescindible poner en marcha un proceso de acogida eficiente que acelere al máximo la integración del nuevo empleado”, asegura Sergio Moreno, strategic human resources consultant de Meta4.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario