No descuides el corazón de la empresa

Foto: Especial

Nuestro celular alberga un gran número de aplicaciones, ya sea que las usemos para trabajar o pasar el tiempo, sin importar el uso que les demos siempre es confortante que aprendan nuestras preferencias, y qué mejor que sean compatibles.

Lo mismo sucede con las aplicaciones empresariales, si éstas se comunican entre sí es más fácil que la comunicación fluya y los empleados se mantengan informados.

Existen diversas aplicaciones que hacen esto posible, herramientas de inteligencia artificial, machine learning e Internet de las cosas, pero al implementarlas no hay que perder de vista el corazón de la empresa: los empleados, pues sin ellos, aunque se cuente con la mejor tecnología, la empresa no fluirá.

Mauricio Rodríguez, especialista de SAP, dijo durante su participación en el evento SAP Now México que las empresas inteligentes cuentan con plataformas y herramientas de inteligencia artificial, machine learning e internet de las cosas que deben ser aplicados en sintonía con la gestión de personas.

“Sin personas podemos tener muchos datos en la organización, pero no podemos darle una interpretación, definitivamente es el activo más poderoso en una transformación. Son el corazón de las empresas”, precisó Mauricio.

Aclaró que las organizaciones que tienen un índice de compromiso más alto son 21% más rentables que aquellas que hacen lo mismo, pero con índices de compromiso más bajos.

Es aquí donde los analíticos cobran importancia para gestionar el capital humano, porque permiten consolidar la información y presentarla ante los directivos para que en la empresa tecnología se implemente con empatía para los colaboradores.

La empresa inteligente lleva una propuesta para los clientes y es transformar su negocio. “Cuando uno tiene una empresa bien organizada se genera mucha información, no sólo de los clientes sino también de los empleados, y eso hace que yo pueda trasformar mi negocio”, mencionó Mauricio.

No hay que dejar de lado el valor de las personas, aunque se implemente tecnología, porque “cualquier transformación que se haga en una organización requiere una transformación de las personas”.

A esta participación de las personas en la transformación tecnológica, Mauricio la llama la revolución humana; para lograrlo se requiere entender dónde encaja el área de Recursos Humanos en la estrategia del CEO o la organización.

De acuerdo con una encuesta de PriceWaterhouseCoopers, las prioridades de los presidentes son la innovación, la gestión de capital humano y la tecnología. “Podemos ayudar en la primera y en la segunda”, expresó Mauricio.

La gestión de capital humano “tiene un impacto en muy alto en las organizaciones, la medición de una buena gestión de las personas se traduce en 21% más en la rentabilidad, ya lo veíamos, 7% más en la productividad y 10% mejora la percepción de los clientes”.

Una buena gestión y mejorar el compromiso hacen que los clientes perciban mejor la organización.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario