Miscelánea Fiscal contra el outsourcing impactarán negativamente en 30% de las pymes

Elías Micha, director general de TallentiaMX. Foto: Especial

Las nuevas reglas fiscales impulsadas por el Gobierno Federal para regular el outsourcing tendrán un impacto negativo en 30% de las pymes y podrían afectar a 8.4 millones de trabajadores en el país, advierte un análisis de la firma TallentiaMX.

Elías Micha, director general de TallentiaMX, explica que en algunas ocasiones las empresas de tercerización financian hasta dos meses consecutivos a las compañías a las que les prestan servicio. Por lo que de avanzar la reforma a la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que impulsa el Ejecutivo, se limitará el flujo de efectivo en las empresas y los costos de la subcontratación podrían incrementar hasta siete por ciento.

Este aumento, agrega, generará costos que las pymes no podrían, causando un gran impacto en sus negocios. TallentiaMX estima que al menos 30% de las pequeñas y medianas empresas en México utiliza esquemas de subcontratación.

Las pymes que usan el outsourcing, detalla Elías Micha, no tienen una infraestructura propia para absorber a todos los empleados, los cuales, en su mayoría, tienen una jornada reducida, de temporalidad o de carácter especializado, “por lo que se corre el riesgo de llevar dichos pagos a la informalidad”.

“Al quedarse sin liquidez las empresas de subcontratación sólo tienen dos caminos, no poder financiar las nóminas o bien aumentar significativamente el costo del servicio y eso sacaría a muchas pymes del mercado. Esto generará el cierre de empresas y, por lo tanto, un aumento del desempleo”, advierte el director general de TallentiaMX, asociación que agrupa a empresas que prestan y contratan servicios de tercerización.

Intención buena, medida excesiva

El especialista reconoce que las medidas fiscales tienen una buena intención al buscar eliminar a las empresas que ofrecen servicios de subcontratación fraudulentos y evitar la evasión fiscal.

Pero el 100% de retención de IVA que se propone en la Miscelánea Fiscal 2020 no sólo pone en peligro a las empresas de tercerización que cumplen correctamente con sus impuestos, “los verdaderos afectados serían los trabajadores”.

Micha agrega que las empresas de outsourcing tienen gastos de operación que en algunos casos pueden representar hasta un 51% y generan un IVA acreditable.

“Tienen muchos más gastos adicionales que generan un IVA acreditable como infraestructura, transporte, seguros, capacitación, planes de salud, uniformes, herramientas de trabajo, gasolina, refacciones, fletes, transporte, oficinas, papelería, telefonía, reclutamiento, cómputo, entre otros. Todos estos gastos operativos que tienen las empresas de subcontratación causan un IVA y tienen que pagar 16% íntegro” puntualiza.

Por ello, TallentiaMX propone que sí se haga una retención de IVA a los servicios de subcontratación, pero con una tasa de 4% del IVA para que las empresas de subcontratación no pierdan tanta liquidez y eso no impacte a las pymes.

“Con esta medida se asegura el funcionamiento correcto de la actividad de la subcontratación, pero, además, el efecto que quiere el gobierno de cerrarle el paso a las empresas que son fraudulentas y lo más importante, es que se asegura que las 8 millones de personas que están subcontratadas conserven su empleo. Es una buena propuesta, es razonable y consigue los efectos que quiere conseguir Hacienda, de cerrarle el paso a la evasión”, concluye Elías Micha.

En opinión de TallentiaMX, éstas serían las consecuencias directas de retener el 100% de IVA en la subcontratación:

  • Poca liquidez para financiar la nómina de las pymes
  • Incremento de costos en los servicios de tercerización
  • Cierre de pymes
  • Incremento del desempleo
  • Aumento de la informalidad
  • Poca capacitación del talento
  • Precarización del empleo
CRÉDITO: 
Gerardo Hernández / Factor Capital Humano