Mis hijos tienen una mamá contenta y desarrollada

Foto EE: Hugo Salazar

“great”

Marianna López de la Vega afirma que prácticamente 100% de las ejecutivas de Toyota Financial Services que se convierten en mamá, regresan a trabajar a esa organización. “Si acaso habrá un caso –de abandono- pero todas vuelven y eso demuestra que ven en Toyota un lugar donde hay balance de vida y trabajo, donde te puedes desarrollar y dar una mejor calidad de vida a tus hijos”.

La subdirectora de Operaciones es la colaboradora con mayor antigüedad en la filial de Toyota. Ocupa una oficina en lo alto de un conocido edificio de Cuajimalpa, con vista a Bosques de las Lomas. Lleva 13 años trabajando para esa corporación y ha pasado por diferentes áreas del negocio, lo que le ha dado una visión integral del mismo.

“Inicié prácticamente desde el día cero con la empresa. Éramos seis empleados y aunque teníamos un puesto, todos éramos ‘multitask’, un día tenía la gorra de analista de crédito, al otro de cobranza, al otro debía meter los contratos en el sistema y al siguiente ir Offices Max a comprar papelería. Todos le entrábamos a todo y hacíamos el trabajo en equipo”, recuerda.

“Hace año y ocho meses me cambiaron a la Subdirección de Operaciones. He tocado distintas áreas y eso me da una visión muy completa de la empresa. Aquí no hay especialistas, practicamos el core training para ampliar la visión de todos los empleados y que conozcan no solo su ámbito de trabajo, sino que crezcan en las diferentes áreas para una mejor toma de decisiones y eso también ayuda al trabajo en equipo”.

En Toyota, agrega, no se premia al que más horas labora, al que llega más temprano o se va más tarde, sino al que logra implementar, crear o hacer, el que está, subraya, comprometido con su trabajo.

Motivos para quedarse

López de la Vega considera que un Mejor Lugar para Trabajar (GPTW) es aquel donde el colaborador se siente seguro, sin temor a que lo corran si se equivoca. Es donde reina la confianza y el respeto al empleado, la oportunidad de desarrollo profesional y personal.

“Por supuesto que también está el paquete de compensaciones, que debe ser 100% atractivo, porque si no la competencia te puede jalar. Eso ha ido evolucionando aquí también, tenemos el gimnasio, un paquete de seguro muy importante, la próxima semana nos vienen a hacer análisis preventivos”, comenta.

Como mamá, la prestación que más valora es el seguro de gastos médicos para ella y su familia, y que ha sido un factor para continuar en la compañía, en la que ha tenido la oportunidad de crecer.

“Creo que pocas empresas dan la confianza al empleado, yo vengo todos los días y con mi equipo encontramos maneras diferentes de hacer las cosas y nos apoya para probar, así tu trabajo se vuelve divertido, diferente todos los días y te permite aprender de tus aciertos y errores sin que haya consecuencias”, expone.

La subdirectora de Operaciones afirma que en este momento está en equilibrio entre su vida personal y profesional. “Tengo dos hijos a los que les doy una calidad -de vida- increíble porque llego a mi casa de buen humor, no me peleé con nadie en el trabajo, les cuento lo que hice y ellos tienen una mamá contenta y desarrollada”.

La empresa tiene horarios escalonados, los empleados pueden acomodar su tiempo a las necesidades familiares, sin afectar las operaciones de la compañía. “Yo también modifiqué mi horario para alinearlo con la escuela de mi hijo, llego más temprano”.

Ante la pregunta de más hace falta para mejorar el clima laboral, Marianna López responde que el home office. “Aquí no existe, tu hijo de repente se enferma y aunque tienes la flexibilidad y los permisos especiales, siempre está el compromiso de quedar bien en el trabajo y la familia. Tener un plan de home office ayudaría. Toyota todavía no se mete en ese camino, pero estoy segura que lo desarrollará”.

undefined

Ficha técnica

Nombre: Marianna López de la Vega
Cargo: Subdirectora de Operaciones
Antigüedad: 13 años
Edad: 38 años
Prestación que más valora: Seguro de gastos médicos

angelica.pineda@eleconomista.mx

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario