México, de los más bajos en outsourcing

El outsourcing ofrece diferentes beneficios tanto para las organizaciones como para el país. Foto: Especial

Las buenas prácticas de esta modalidad permiten aumentar el empleo

Amado por unos, no tan querido por otros, el outsourcing es una de las formas de contratación más populares en la actualidad, por lo que cada vez están surgiendo más compañías que ofrecen este servicio, pero ¿por qué es tan preferido para reclutar personal? La realidad es que ofrece diferentes beneficios tanto para las organizaciones como para el país.

Héctor Márquez, director comercial y de relaciones institucionales y gobierno de ManpowerGroup México y Centroamérica, explicó que el outsourcing nació para encontrar talento de forma rápida y por un periodo corto, por ejemplo, un fin de semana o en las épocas más fuertes del año como Navidad, temporada en la que las empresas aumentan su plantilla laboral, sobre todo las enfocadas en ventas.

Durante el taller Tercerización del personal, expuso que ante esta demanda es que han surgido empresas especializadas en contratar personal de forma externa. En promedio, existen 1.9 millones de especialistas en 50 países con 143,000 agencias, revelan datos de la World Employment Confederation (WEC), que agrupa a todas las organizaciones dedicadas al outsourcing.

“Hay países donde el outsourcing ha crecido mucho, como Inglaterra, que tiene una penetración de 4.1%; Estados Unidos con 2.1%, y Japón con 2 por ciento. En México, la penetración es de 0.9%, aunque el número puede ser más alto, porque la WEC sólo considera a las empresas formales. Estos porcentajes obedecen a modalidades del entorno económico y laboral de cada nación”, afirmó Márquez.

En el país, las personas contratadas bajo este modelo suman 3.5 millones y los estados donde están principalmente concentrados son Ciudad de México (22.3%), Estado de México (9.6%), Nuevo León (8.1%), Jalisco (7.1%) y Guanajuato (4.1 por ciento). Tan sólo estas cinco entidades tienen a 2.1 millones de trabajadores.

El sector de comercio es el que más tiene personal contratado por outsourcing, con 1 millón 200,018 personas.

Los beneficios

Además de la rapidez de encontrar colaboradores a través del outsourcing, este modelo ofrece distintos beneficios como la reducción del desempleo.

Márquez explicó que tan sólo en el 2016, la WEC ayudó a más de 56 millones de personas, de las cuales 14 millones eran jóvenes, a encontrar empleo.

En el país, de los 124 millones 587,124 mexicanos, 93 millones 67,740 (74.7%) están en edad para trabajar, pero sólo 53 millones 714,861 (96.6%) están ocupados. En tanto 1 millón 862,565 (3.4%) están desocupados.

Otra de las ventajas del outsourcing­ es el aumento del empleo formal, ya que actualmente, de la población activamente económica, 30 millones 348,896 (56.5%) son informales.

“El problema es que la cantidad de personas informales supera a las formales” y el problema es que no tienen acceso a prestaciones como seguridad social o crédito para la vivienda, además de que afectan a la economía nacional al no pagar impuestos.

Combate a malas prácticas

Márquez consideró que, si bien el outsourcing puede ser una buena práctica, aún tiene retos que vencer. Por ejemplo, el diseño de estrategias fiscales engañosas, donde el empleado no se registra con el sueldo y puesto verdadero, sino con uno más bajo para ahorrar impuestos.

Asimismo, otra práctica es pagar bajo otras modalidades como honorarios, con pólizas de seguro o por derechos de autor que impiden al empleado acceder a las prestaciones de ley.

“El desafío es eliminar los mecanismos ilegales con los que aún se opera, como ofrecer al empleador la posibilidad de reducir los costos en perjuicio del empleado”, indicó.

Por ello, es necesario fomentar políticas de buenas prácticas para los empleados, en donde se garantice registrar con datos reales, dar acceso a las prestaciones de ley y ofrecer un empleo digno, formal y que cumpla con todas las regulaciones que indique cada país.

De igual manera, el empleado deberá ser tratado igual que otro cuya planta sea permanente, aunque el período del contratado por outsourcing sea más reducido.

Otro aspecto importante es brindar seguridad al empleo y dejar en claro las condiciones de éste, especialmente el tiempo de labores. Hay que saber cuándo empieza y termina para no llevarse sorpresas o malas actitudes.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario