México es terreno fértil para innovación

Andrés Cedillo (Izq.) tuvo el apoyo de Editorial Éxodo y de la Academia Mexicana de la Creatividad. Foto EE: Angélica Pineda

Cada que Andrés Cedillo se para frente a un grupo de personas para impartir algún taller o conferencia sobre creatividad, pregunta: ¿quién de ustedes ha tomado clases de innovación? Apenas dos o tres levantan la mano. Es paradójico que mientras todo a nuestro alrededor nos exige ser innovadores, nadie o pocos saben cómo hacerlo.

El director de Cultus Innovación se ha planteado un reto: democratizar la innovación. Una vía es el centro creativo del que es cofundador, otra es su libro 6 pasos para innovar, editado por Éxodo y en el cual reúne su experiencia como consultor. La novedad de esta obra de 93 páginas es que echa mano del ejercicio de colorear para reforzar la sensación de bienestar y la concentración.

“Entendimos que la etapa de generar ideas cuesta trabajo a la gente. Vimos que al colorear, las personas sueltan endorfinas, que ayuda al bienestar y a la concentración. Al lado –de este ejercicio- viene una pregunta que ayuda a detonar las ideas. Es un proceso muy interesante que se da por primera vez en un libro”.

En entrevista, Cedillo comenta que la generación de ideas es una necesidad básica del ser humano, es incluso una cuestión de sobrevivencia y la sociedad ha evolucionado a partir de ésta. El objetivo con este libro es volver a lo básico.

México, recuerda, está en el lugar 57 del Índice Global de Innovación y no avanza porque, a pesar de los esfuerzos, quienes comprenden su importancia están en los niveles bajos de la toma de decisiones y están empujando el tema hacia arriba y ahí se topan con directivos rígidos pocos dispuestos a aceptar el cambio.

La educación también es un tope: “venimos de la era industrial donde nos enseñaron a repetir procesos, seguir un método y no salirte de él. Ahora, la educación de la era tecnológica no exige formas de pensar diferentes y nadie está entrenado para ello. Necesitamos ‘formatearnos’, por eso en mis cursos lo que hacemos es desaprender, para volver a aprender a generar ideas.

“Ésa ha sido nuestra lucha, democratizar la innovación. Que la gente pueda acceder a una metodología nada complicada, que puedan conocer el proceso para generar ideas y luego implementarlas para generar valor. Estamos en un terreno fértil en México, donde casi nadie sabe innovar, pero que todo el tiempo se nos exige hacerlo”, expone el especialista en creatividad empresarial.

Andrés Cedillo habla de los cuatro tipos de innovación según la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico): la de productos y servicios; la de procesos; la de comercialización y la que se da al interior de las organizaciones.

En realidad, pocas empresas están ocupadas en este tema. Apenas 30% a nivel América Latina, así que la innovación se da en las grandes trasnacionales y en las startups que hacen con esta vocación. Las pymes en cambio están más preocupadas por su sobrevivencia y no han incorporado este tipo de procesos, señala el experto.

“Cualquier persona, de cualquier departamento puede generar ideas y es un proceso que viene desde el personal: si como individuo aprendes a innovar, generas cambios en la empresa; y si la compañía propicia cambios contribuyes a la economía del país. La innovación es más humana de lo que pensamos”.

Pasos para innovar Andrés Cedillo informa que el primer tiraje de su libro es de 300 ejemplares, que se buscará distribuir en toda la República a un precio accesible. Incluirá colores y post it para las anotaciones. Se presentará además en universidades y espacios de coworking, además de que habrá una versión digital descargable.

[email protected]

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario