El método SCARF para liderar exitosamente a distancia

El neuroliderazgo es vital para enfrentar la crisis. Foto: Especial

Ante los cambios de trabajo que está obligando la pandemia del coronavirus, los líderes tienen nuevos retos, por ejemplo, ¿cómo liderear a la distancia de forma efectiva y seguir manteniendo un buen ambiente en el equipo? ¿cómo tomar buenas decisiones? La solución podría estar en el neuroliderazgo.

Mayra Chiu, vicepresidenta de diversidad e inclusión, y desarrollo organizacional de AT&T en México, explica que el neuroliderazgo es liderar con base en nuestro cerebro social, diseñado para asegurar la supervivencia al alejarnos de amenazas y acercarnos a recompensas, por lo que en estos momentos es importante desarrollarlo.

Indica que de esta forma, se puede optimizar el vínculo entre líderes y colaboradores, analizando qué conductas motivan y desmotivan a los equipos. Una de las herramientas que forman parte del neuroliderazgo es el método SCARF, creado por el NeuroLeadership Institute, que puede implementarse para trabajar eficazmente con los colaboradores a la distancia y que consiste en lo siguiente:

Estatus (S)

Los colaboradores necesitan saber que su trabajo tiene valor, pues se relaciona con la percepción de importancia que tenemos para los demás.

"Respétalos, reconoce su labor (tanto en púbico como en privado), delega proyectos basándote en las habilidades de cada persona y elimina toda actitud de superioridad cuando te dirijas a ellos", señala Chiu.

Certidumbre (C)

Para combatir la incertidumbre creada por la pandemia necesitamos certeza en el ámbito laboral.

Asegúrate de compartir la información que tus colaboradores necesitan para realizar sus tareas, comunica de forma clara tus expectativas, resuelve dudas y establece un flujo de trabajo adecuado.

Autonomía (A)

El cerebro está hecho para tomar decisiones, algo que puede verse desafiado por reglas demasiado estrictas o un liderazgo autoritario. ¡Celebra la proactividad!

"Permitir que nuestros colaboradores compartan sus ideas y tengan la posibilidad de organizar su día ayuda a crear un ambiente flexible".

Relaciones (R)

"Crear espacios seguros para ellos –aun si son virtuales–, es necesario; tomarnos el tiempo para escucharlos y empatizar con sus circunstancias es de vital importancia si queremos generar un vínculo de verdadera confianza".

Justicia (F)

La injusticia genera rechazo inmediato por parte de cualquier persona y lo que menos se busca es tener un grupo de colaboradores a la defensiva.

La transparencia en los procesos y la división de trabajo, así como el establecimiento de objetivos claros en conjunto, generan equidad en la compañía.

"Estas herramientas pueden contribuir a que los líderes comprendan las principales preocupaciones de las personas a su cargo y diseñen, de esta forma, acciones más eficientes para crear un impacto positivo en nuestro entorno, incluso en momentos adversos", finaliza Chiu.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario