La mentalidad global es clave en el liderazgo

Los líderes actuales deben romper con nacionalismos. Foto: Archivo / elempresario.mx

Las diferencias culturales pueden convertirse en una herramienta de éxito empresarial en las pequeñas y medianas empresas al buscar entrar en nuevos mercados.

Con la globalización y los desafíos actuales, los líderes deben tener la capacidad de generar empatías con gente de diferentes culturas y así poder influir en grupos, organizaciones y sistemas diferentes al suyo, indicó Michael Kissida, vicepresidente asociado de Global Mindset Thunderbird School of Management.

Al dictar la conferencia “Gestionando los desafíos mundiales con una mentalidad emprendedora” durante la Expo Management Summit 2009, Kissida explicó que debe haber un cambio sustancial en la visión de los directivos de “las empresas del futuro”, o pequeñas y medianas empresas (Pymes), pues su éxito depende de ejercer un liderazgo con mentalidad global, que no es otra cosa que “la habilidad de influir en los grupos, organizaciones y sistemas que son diferentes a usted y a los suyos. Se trata de ejercer una influencia efectiva y de saber cómo lograr eso”.

De acuerdo con la experiencia del experto en management, la mejor forma de lograr entrar a otros mercados y crecer es conociendo la cultura de las personas a las que se desea llegar.

Este ejercicio permitirá identificar áreas de conflicto, diseñar mejores técnicas de trabajo y orientar efectivamente el plan de negocio.

El líder, destacó el conferencista, debe contar con tres tipos de capital fundamentales: social, psicológico e intelectual.

  • Capital social: tiene que ver con la empatía intercultural, el impacto interpersonal, la diplomacia.
  • Capital psicológico: se relaciona con la búsqueda de la aventura, la pasión por la diversidad, la curiosidad por conocer a la gente y el gusto por el riesgo.
  • Capital intelectual: permite conocer cómo funciona el negocio e identifica la complejidad de la cultura a la que se desea entrar.

Por medio de estas habilidades, el líder será capaz de ponerse en los zapatos de los demás, influirlos, darles confianza y desarrollar vínculos duraderos.

México, explicó el ponente, es un país donde los líderes tienen facilidad para desarrollar estas habilidades, ya que tiene una visión futurista; sin embargo, aclaró, es necesario acabar con los nacionalismos que detienen su crecimiento.

[email protected]