La manufactura del queso liderada por una mujer

Es clave, desarrollar las habilidades de colaboradores. Karmina Medin. Foto: Cortesía

En México, 37.9% de las personas que trabajan en la industria manufacturera son mujeres, de acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, aunque el porcentaje aún es menor, existen mujeres que han destacado en la industria.

Karmina Medina es una de ellas, desde el 2006 se incorporó a Mondelēz y ahora es gerente del área de manufactura de la empresa. Tiene a su cargo a 270 personas en la planta de Ecatepec, que produce 30,000 toneladas de Queso Philadelphia al año.

Para Karmina, la clave para tener una operación que funciona en tiempo y forma es trabajo en equipo, potencializar las habilidades de cada uno de los colaboradores, trabajar en las áreas de oportunidad para al equipo y que se sientan en confianza: “Eso me ha ayudado mucho, porque con eso tengo una comunicación súper abierta con toda la gente de la línea de producción”.

Karmina recuerda que fue un reto pertenecer a Mondelēz. Después de terminar la carrera en Ingeniería Bioquímica buscó empleo en diversas bolsas de trabajo y encontró una vacante para cubrir por maternidad, así entro al área de calidad: “Originalmente el proceso de quesos de la compañía no estaba en el Estado de México, a mí me tocó trasladar las líneas de producción a Ecatepec y fue gracias al éxito del proyecto que obtuve el trabajo de planta”.

Su trabajo y dedicación le permitieron escalar a coordinadora de Producción y después llegar al puesto que mantiene desde el 2016, gerente de Manufactura.

A su cargo están la elaboración y gestión de presupuesto del área, y la implementación de herramientas de mejora en el desempeño de las líneas de producción. Karmina ha logrado incrementar la eficiencia de la planta de producción, el rendimiento del queso crema y la reducción del consumo de agua de las líneas.

En el marco del día internacional de la mujer, la directora dice que “en el sector de manufactura es poco común ver a mujeres en puestos de alta responsabilidad. “En Mondelēz International hay mucha apertura, pero cada cabeza es un mundo. El reto es conjuntar los diferentes pensamientos y valores de nuestros colaboradores para crear un liderazgo balanceado, que esté enfocado a resultados y que responda a las necesidades del negocio”.

Por ello, se ha interesado en apoyar a todos los colaboradores y no centrarse en temas de género. “Para mí ha sido satisfactorio el ver cómo la gente crece, por un tema de habilidad y aptitudes dentro de la compañía. He tenido la fortuna de ver crecer muchas mujeres que se han vuelto operadoras de máquinas y procesos”.

Precisa que lo importante es definir metas y trazar un plan para logarlo: “Los límites se los pone uno mismo, yo siempre dije quiero hacer mi carrera en el área de operaciones, en manufactura, y nunca fue tema el de ‘hay posiciones que sólo ocupan hombres o mujeres’. Al final, esas limitaciones se las puede poner uno mismo, o al contrario, se las quita”.

Las políticas de la compañía para impulsar el talento han permitido que Karmina conjunte la vida laboral con la personal.

“Mi día a día empieza a las 5 de la mañana, me levanto y hago ejercicio, preparo el desayuno para mi hijo de seis años y lo llevo al colegio, de ahí vengo a la planta y empezamos todos los días con una junta con todo el equipo de Manufactura y de la planta, para revisar el desempeño de un día anterior. Después tengo un par de juntas, pero 80% del tiempo lo paso en la planta de producción”.

También suele trabajar desde casa y en los espacios abiertos de las plantas, que están en lugar de oficinas.

“En la planta te dan muchas oportunidades para continuar creciendo. Por ejemplo, yo hice una maestría en Administración de Negocios, con especialidad en Calidad y Productividad, en el 2012, y lo hice gracias a que Mondelēz tiene un programa de becas con diferentes instituciones educativas”.

La empresa también ha apostado por impulsar el talento femenino. En México, 46% del personal de la empresa son mujeres y 38% de puestos gerenciales es ocupado por mujeres.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario