Mala gestión laboral afecta la salud de empleados y aumenta rotación

En lugar de pagar horas extras se pueden dar bonos por productividad. Foto: Shutterstock

Cubrir la falta de talento con horas extra puede provocar que las personas enfermen, causen accidentes o la empresa tenga fugas económicas.

Salvador trabajó por dos años en una empresa de manufactura en el área de calidad en donde constantemente le pedían cubrir turnos extras y hacer el trabajo de sus compañeros que llegaban a faltar, pues “ya tenían tomada la medida”, además que debía cumplir con sus propias labores, lo cual le generaba fatiga, enojo y estrés, que al final lo orillaron a renunciar.

El problema es que en su empresa no se tenía una adecuada gestión laboral, la planeación de tareas se hacía de forma manual, no había un buen registro de asistencias y aunque le pagaban extra, trabajaba de más, dejándolo agotado. Ahora, está en una empresa con mejores condiciones y organización.

El caso de Salvador es el reflejo de lo que ocurre en miles de empresas en el país, que por no tener una adecuada gestión laboral o no usar tecnología que les permita eficientar los procesos, terminan agotando a los empleados, teniendo alta rotación de personal, fuga de dinero y baja productividad.

“La mitad de las organizaciones lleva más del 50% de avance en su transformación digital, pero todavía 60% de la planificación laboral se hace de forma manual en lugar de contar con una solución automatizada”, expuso Tatiana Treviño, gerente de comunicación e industria en UKG, durante la presentación del estudio Brecha Tecnológica en México para gestionar a los colaboradores.

Fuga de dinero

La brecha tecnológica en la gestión laboral no solo es un asunto de papeleo, sino que impacta negativamente en la organización, en costos y en los colaboradores, que sufren complicaciones u optan por cambiar de empleo.

Al analizar a empresas sobre su gestión laboral, se encontró que en 20%, los colaboradores trabajan más de 50 horas a la semana, algo que es más común en el sector de manufactura (94%) y que suele recurrir al pago de tiempo extra, sobre todo por las ausencias inesperadas de los empleados. Incluso, un 16% desconoce su tasa de ausentismo.

Dos de cada tres empresas manejan entre 10 y 30% de tiempo extra y 26% paga tiempo triple, en lugar de tener un plan de ausencias proactivo. Por ejemplo, solo 13% de los retailers cubre una ausencia con una persona temporal, mientras que 31% lo hace con tiempo extra y 51% a través de otros colaboradores. El objetivo debe ser planear sin afectar a empleados ni clientes.

“Las horas extra cuestan mucho. Ese 26% que paga el tiempo triple, puede usarlo como doble o tiempo normal, si tuviera buena gestión y planeación con ayuda de alguna herramienta tecnológica”, indicó Treviño.

Aunque las horas se pagan, se genera un problema de salud en las personas, ya que se padece fatiga que aumenta los riesgos de seguridad, entre otros problemas. Esto le ocurrió a Salvador, que a pesar de tener más ingresos, padeció el síndrome de burnout y problemas en su relación familiar.

Respecto a la empresa, cuando la gestión se hace manualmente se invierte mucho tiempo y se cometen errores que pueden tomar de nueve a 10 horas en gestionar y hacer cambios en la programación de horarios o tareas. En cambio, la tecnología puede reducir hasta 80% el tiempo, que se puede invertir en supervisar la operación y crear nuevos procesos que aumenten la productividad.

Mayor tasa de rotación

La fatiga por exceso de trabajo, falta de organización y los riesgos de salud, provocan otro problema en las empresas: la rotación laboral.

De acuerdo al informe, en retail, logística y distribución, la tasa de rotación es de 30%, mientras que en servicios es de 20% y en manufactura de 10 por ciento. Un 17% de servicios y 13% de retail, desconocen esos indicadores.

Entre las principales causas de rotación, se encontró la búsqueda de un mejor salario y prestaciones en el sector de servicios, logística y distribución; por horarios inflexibles en retail y exceso de ausencias en manufactura.

“Muchas veces la persona que se va no es por flojo o falta de talento, sino por una mala gestión. Al automatizar, se tendrá mejor visibilidad en la organización, y se sabrá cómo actuar”, dijo Treviño.

Jaime Cardoso, director de marketing, explicó que al gestionar mejor, las organizaciones generarán mayor compromiso de los colaboradores por que se conocerá cómo y cuándo van a trabajar, lo cual evitará fatiga y los hará sentir importantes para la compañía.

Asimismo, se pueden crear estrategias que en lugar de pagar horas extras, mejor se den bonos por productividad, recompensar a quienes trabajen mejor.

Da-os-fata-tecnologia-gesti-n-empleados

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario