Construir viviendas al estilo “Lego”

Foto EE: Angélica Pineda

En 2013, los huracanes “Ingrid” y “Manuel” destrozaron cerca de 12,000 viviendas en Guerrero, a la fecha apenas unas decenas han sido entregadas a sus propietarios, a pesar de que existe métodos reconocidos incluso por las autoridades con las que se podrían haber construido centenares en cuestión de meses, uno de ellos es el sistema de MagPanel.

Se trata de un sistema de construcción en seco, consta de paneles interconectados por rieles que elimina el uso de cemento, ladrillos, varillas, lo que abarata 20% los costos. Emilio Cohen, director general de iBuiltec, asegura que con este método se pueden construir 300 casas en un mes y ayudar con ello a resolver la crisis de vivienda en Guerrero.

La planta para fabricar los paneles se puede trasladar en el mismo sitio donde se requiere, ya que Cohen desarrolló y patentó un equipo transportable, adaptado a un contenedor, que es manejado por tres personas. El sistema fue premiado en Europa y en México por la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), además de que cuenta con el certificado del Organismo Nacional de Normalización y Certificación de la Construcción y Edificación (ONNCCE).

Aunque le resulta frustrante la actitud de las autoridades, Emilio Cohen no pierde de vista su verdadero mercado: el del 70% de los mexicanos que, en lugar de comprar vivienda con el Infonavit y las constructoras, deciden ampliar su casa o edificarlas ellos mismos.

Además de trabajar en su propia red de distribuidores, Cohen informó que cerró un trato con grupo tapatío Tu Meta, para financiar la construcción de vivienda al gusto del cliente.

“Estamos haciendo una alianza que puede ser la combinación perfecta para atender al 70% de los mexicanos. Con créditos hasta por 3 millones de pesos, si tienen el 20% nosotros nos encargamos del 80% restante. Con la experiencia de Tu Meta podemos construir 500 casas al año”, estima el empresario.

Explica que el cliente escoge los acabados, el costo de la vivienda, el tiempo de pago. El servicio incluye la ubicación del terreno si aún no se cuenta con este. La entrega de la casa lista para habitar es de cuatro meses.

MEJORAR LO EXISTENTE

La crisis de 1994 alejó a Emilio Cohen de la arquitectura, pero la retoma en 2004. Con Dan Williams, desarrolló durante siete años el sistema integral de construcción de vivienda. La Unión Europea les entregó el Premio a la Mejor Tecnología Sustentable y el gobierno de Polonia adoptó esa tecnología, instaló una planta y construyó 3,000 viviendas.

“Queríamos lograr un sistema de construcción que diera a la gente la posibilidad de construir su casa, sin depender de un tercero, que fuera fácilmente construible y digna, con aislamientos térmicos y terminados casi perfectos, con estándares de calidad impecables”, explica Emilio Cohen Zaga.

Para lograr esto, Cohen y Williams retomaron una fórmula de concreto usada por el gobierno chino para aislar almacenes de municiones. El resultado fue una sustancia más durable y flexible a prueba –asegura el entrevistado- de sismos y huracanes. En lugar de madera usaron el poliestileno, con lo que obtuvieron un panel térmico.

Es como construir con un lego. Si una pieza no entra es que no es de ahí. El sistema es muy fácil de armar. La gente que quiera construir lo puede hacer con una capacitación muy sencilla o un manual de instalación. No hay colado, ni basura ni desperdicio”.

Infografia

EL PRECIO DE INNOVAR

Para lograr el sistema que sustenta a iBuiltec la cual cuenta con 18 empleados, Cohen Zaga asegura que invirtió 6 millones de dólares en innovación, con recursos propios.

“No recurrí al Conacyt porque no podía destinar cuatro años de mi vida para ver si me daban el dinero y entonces comenzar a trabajar. Tenía el capital, en lugar de perder el tiempo me puse a trabajar. Somos emprendedores: consigues los recursos y sacas la innovación”, expone.

El empresario pide a las autoridades apoyar a la innovación que ya está creada sin recursos públicos, para que madure y rinda frutos.

“La meta del Conacyt es premiar al mexicano que innove, ¿por qué no premia al que ya lo hizo? Esta tecnología ya me la pidieron en Costa de Marfil y otros dos países de África, en Jamaica, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Nicaragua y Argentina”, finaliza.

[email protected]

mfh

CRÉDITO: 
Angélica Pineda / El Empresario