Los tres pilares para volver a la oficina en la nueva normalidad

Sólo 22% de los empresarios tiene un plan bien definido. Foto: Especial

El regreso a las actividades laborales está comenzando por fases: primero los sectores prioritarios para el país, centros comerciales y posteriormente las oficinas, por lo que es importante ir preparando los protocolos de seguridad.

Aunque la idea de regresar a las oficinas es algo que desean muchas personas, también genera miedo por el miedo a contagiarse del coronavirus, al menos así le pasa a 58% de los empleados de una encuesta realizada por Tandem, empresa dedicada a ofrecer productos y servicios de limpieza.

Solamente, 22% de los ejecutivos tiene un plan definido y listo para poner en acción, por lo que es imprescindible que el empresariado mexicano adopte las medidas necesarias con el fin de cuidar la salud de todos los trabajadores de los distintos niveles y para ello, hay tres pilares que se deben implementar.

Desinfecta los espacios

Los servicios de limpieza y desinfección de oficinas solían ser muy básicos y se hacían únicamente en zonas de alimentos y sanitarios. Ahora, la desinfección de espacios se debe hacer de manera general. 

Primero, se debe entender que la desinfección es el uso de productos químicos para eliminar a los agentes infecciosos de las superficies, que debe hacerse posterior a la limpieza del espacio. Esta desinfección puede hacerse de dos formas:

  • Desinfección básica de paño: esta se realiza con un trapo limpio empapado con desinfectante que se pasa por la superficie de manera profunda.
  • Nebulización o aspersión: estas técnicas otorgan la ventaja de que la desinfección sea más profunda, ya que la gota de desinfectante es más diminuta y llega a rincones más pequeños en el área.

Es importante no confundir el proceso de desinfección con la sanitización de áreas y productos, ya que el sanitizante es un compuesto que solo reduce la cantidad de microorganismos, como virus, pero no necesariamente los elimina por completo.

Nueva normalidad, nuevos productos

Existen insumos como el gel antibacterial que ya eran muy comunes en las oficinas, pero luego de la pandemia el catálogo de higiene se volverá más amplio. Ahora, deberás agregar al check list productos como cubrebocas, desde quirúrgicos hasta N95 (en caso de empresas cuya operación implique un riesgo mayor), además de cintas y marcadores que definen la distancia en zonas de espera.

En caso de ser necesarios, se pueden añadir otros como mamparas de acrílico para la protección del personal de recepción y en algunos casos, elementos como cubrezapatos y tapetes sanitarios.   

Las empresas también pueden hacer uso termómetros digitales, para detectar a aquellos colaboradores enfermos o con síntomas. De los empresarios encuestados, 26% piensa implementar esta medida durante las próximas semanas. 

Fomenta la cultura de la higiene

Este es un reto importante si consideramos que 60% de los empleados, según la encuesta de Tandem, teme que sus compañeros de trabajo no sigan las precauciones de higiene necesarias fuera de la oficina, poniendo en riesgo la salud de los demás. Por eso, además de proveer productos, es importante contar con una comunicación clara que promueva la cultura de la sanitización, desinfección y la higiene del personal. 

Esto se logra mediante asesorías para trabajadores y medidas como la señalización clara sobre estaciones de sanitización que pueden colocarse alrededor de la oficina y que proveen información necesaria sobre los virus, sus formas de transmisión y cómo evitar contagios. Otras estrategias como realizar rondas de lavado de manos cada determinado tiempo en grupos de trabajadores también generarán mayor responsabilidad con respecto a la higiene.

“Los protocolos de las empresas tendrán que modificarse en la ‘nueva normalidad’ y se deberán adoptar nuevas prácticas de forma responsable, disciplinada y apoyadas en expertos en salud”, indicó Ana Isabel Orvañanos, cofundadora y directora general en Tandem.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario