Los cuatro cerditos para ser rey del e-commerce

Sólo la casa del cerdito que usó ladrillos sobrevivió por tener una estructura fuerte. Foto: Shutterstock

Como en el cuento de los tres cerditos, los empresarios que venden en internet deben contar con casas fuertes, negocios bien estructurados y una adecuada estrategia para que ningún lobo los derribe, la cuestión es saber cómo desarrollarla.

Cuando los tres cerditos diseñaron sus casas, cada quien tuvo distintas ideas: uno usó madera, otro paja y el tercero ladrillo. Como resultado, el último sobrevivió por contar con una estructura sólida y firme; lo mismo ocurre con el e-commerce.

“Lo que no saben es que había un cuarto cerdito, quien creía que no necesitaba casa. Al final, lo que le pasó fue que el lobo, al volver del encuentro con sus hermanos, se lo comió. Si no ha pensado en el comercio electrónico ni cómo llevarlo a cabo, entonces es el cuarto puerquito”, explicó Antonio García Sansigre, head of sales de Amazon México, durante la Fábrica de Negocios 2018, incubadora de retail y punto de encuentro para hacer negocios entre pequeños fabricantes, compradores de cadenas comerciales y marketplaces.

Indicó que ahora la importancia del comercio electrónico no radica en llevarlo a cabo, porque cada vez más empresas lo hacen, sino cómo crear una correcta estrategia y reflexionar si se tiene una casa de paja, madera o ladrillo. Para ello, se deben seguir seis normas.

Las reglas

La primera norma a seguir para derrotar al lobo del e-commerce es digitalizar todo catálogo de la empresa, incluir detalles y filtrar los productos. Por ejemplo, si se venden juguetes, lo ideal es asignar los productos por edades, ya que así los clientes entrarán directamente a ver qué artículos son los indicados para niños de cierta edad, sin perder tiempo y de forma precisa.

Para Antonio, un tip para organizarse mejor es usar las API (interfaz de
programación de aplicaciones) que ayudan a actualizar el stock y modificar precios o características del producto de forma más sencilla.

El segundo punto es diseñar una estrategia de venta de acuerdo a si la marca es propia o revende.

“Todavía hay muchas marcas que le tienen miedo al online, por lo que si eres
revendedor, ahí tienes una oportunidad de ser quien brinde seguridad a esas marcas para que las representes en tu comercio”, dijo.

Para estos casos lo ideal es entrar a un marketplace, lugar donde muchos vendedores ofrecen su producto igual que en un centro comercial.

La tercera regla a seguir es la movilidad, es decir, que todo contenido esté configurado para visualizarse correctamente en los dispositivos móviles, ya que 92% de los internautas mexicanos accede a internet a través de su smartphone, indica la Encuesta Nacional sobre disponibilidad y uso de tecnologías de la información en los hogares 2017, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Fijar precios adecuados es la cuarta norma, porque muchas empresas cometen el error de cobrar más que en tiendas físicas y, además, suman el costo de envío.

García precisó que se debe tener en cuenta que los costos por estar en línea son menores a los de un establecimiento, por lo que es necesario adecuar montos que representen una ventaja de comprar online.

Una opción es dar el envío gratis porque 54% de los internautas cancela sus pedidos si tienen que pagar su traslado. Lo ideal es incluir su costo en el precio total del producto o hacer promociones como no pagarlo después de cierto monto de compra.

La quinta norma es dar a conocer el e-commerce, posicionar los anuncios en los buscadores de internet, promocionarlos por redes sociales u otro medio que tenga gran alcance, ya que así la marca se ubica como referente para comprar.

“En promedio, 49% de las búsquedas de productos comienza online y en tiendas
reconocidas como Amazon”
, dijo García.

La norma seis indica que se deben utilizar los datos de los compradores para dar un mejor servicio, mayor rapidez y sugerencias personalizadas.

Los extras

Además de construir una casa de ladrillo y cemento, no hay que olvidar tener mentalidad de prueba y error, buena atención al cliente, participar en marketplaces y pensar en las tendencias del futuro.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario