Los cinco niveles del líder

Menos del 1% de los líderes llegan al quinto nivel. Foto: Pexels

Saber ser un buen líder permitirá lograr mejores resultados en la compañía y a la vez, un mejor crecimiento a nivel individual como de los colaboradores. En la vida personal, el liderazgo también es de vital importancia para lograr los objetivos que se tengan, pero para convertirse en el mejor de los líderes, hay que recorrer un buen camino.

En entrevista con El Economista, Raciel Sosa, director general de Leadex Solutions, explicó que para convertirse en un líder ejemplar, que inspire y al que se admire más allá del poder que pueda ejercer, se deben atravesar cinco niveles, los cuales pueden tomar tiempo: 20, 30 años o toda la vida.

Para pasar de un nivel a otro, el líder debe trabajar en sus habilidades blandas, saber crear buenas relaciones, escuchar, retroalimentar y cuidar a su equipo de trabajo, principalmente. Asimismo, debe tener la capacidad de logros, es decir, saber llegar a la meta con buenos resultados.

Los niveles que Sosa enumera para convertirse en un líder son:

Líder por autoridad

Este es el primer nivel que ocurre cuando la gente sigue al líder por la autoridad que tiene sobre otros. Además, porque tiene la capacidad de hacer despidos o movimientos importantes. El miedo interviene mucho en esta fase.

Líder por afecto

El líder se ha ganado el afecto de sus colaboradores, sabe mantener una relación positiva con los demás y por ello, las personas a su alrededor lo siguen sin problemas.

“Más del 60% de los líderes no trascienden, ni siquiera, a este nivel”, reveló.

Líder por admiración

La persona ha demostrado que puede modificar a la organización en un sentido positivo y es muy activo en todas las actividades.

El afecto se mezcla con la admiración que se tiene hacia la persona.

Líder por agradecimiento

El cuarto nivel se da cuando el líder no sólo es admirado por lo que ha hecho por la empresa, sino por lo que particularmente le ha dado a sus equipos de trabajo.

“Aquí muchos siguen a esa persona porque les ayudó a desarrollarse profesionalmente, a crecer, sacar sus mejores aptitudes, entre otros”, dijo Sosa.

En este nivel se conjuntan la confianza, la admiración y sobre todo agradecimiento.

Líder por contribución

Este último se ha cuando la persona se ha ganado un respeto organizacional, personal y por su forma de contribuir a un grupo social. Por ello, la gente quiere estar a su lado.

“Ya eres un ícono en algún sentido, un líder de opinión al que buscan para ciertos temas y lo que digas será trascendental para diversos aspectos”.

Personas como Cuarón o Del Toro, son ejemplos de líderes de quinto nivel, ya que por su trabajo y contribuciones, se han convertido en íconos de la industria del cine.

Sosa detalló que infortunadamente, menos del 1% de los líderes, logra llegar a esta etapa.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario