El liderazgo no depende del género: Lilia Jaime

Lilia Jaime cuenta con 35 años de experiencia en Grupo Walmart. Foto: Cortesía

Se requiere reforzar la confianza y seguridad en las mujeres

En el último semestre de preparatoria, Lilia Jaime se incorporó al área de Recursos Humanos de Bodega Aurrera, desde ahí conoció la operación de la compañía a nivel tienda, grupo y dirección, y ahora cuenta con 35 años de experiencia en Grupo Walmart.

La combinación entre escuela y trabajo no fue fácil, pero dice, en entrevista a El Economista, que la flexibilidad de horarios le permitió terminar sus estudios y escalar a puestos directivos dentro de la organización como: gerente de tienda de Bodega Aurrera y subdirectora de Sam’s Club, convirtiéndose en ese momento en la única mujer en el puesto. Actualmente es vicepresidenta senior de Bodega Aurrera.

Al preguntarle sobre los principales retos a los que se ha enfrentado como una mujer líder, Lilia responde que el liderazgo tiene un componente de reto y no está definido por si se es hombre o mujer, y que depende de uno mismo llevarlo a cabo.

Tener la capacidad de establecer una comunicación abierta para entender lo que piensa el equipo ha sido el principal reto.

“Puedes pasar por temporadas en que los resultados del área no van bien y en esos momentos es cuando el liderazgo se puede demostrar. Ahí el líder debe tener la capacidad para asumirse como responsable de las situaciones, pero también crear las estrategias para salir de ellas y dirigir correctamente al equipo, sin caer en crisis como persona”.

Cuando se tiene un equipo grande, como el que maneja Lilia, a nivel Centroamérica, el liderazgo requiere ser de alto impacto porque no será presencial, sólo con los representantes de las zonas.

Impulso a las mujeres

Para Lilia, que ha sido reconocida como una de las 100 mujeres más poderosas de México por la revista Expansión, impulsar el talento es imprescindible, y en particular, en las mujeres se requiere reforzar la parte personal, de confianza y seguridad.

“Apoyo para que se sientan seguras y capaz de romper el techo de cristal, que estén preparadas desde el punto de vista personal, porque muchas veces lo están desde lo laboral, pero no se sienten con la seguridad para decir ‘yo puedo tomar esta oportunidad’”.

Éste es un punto en el que Walmart México y Centroamérica (WMyCAM) se ha enfocado y por ello ha desarrollado programas de inclusión para que los socios —como se les nombra a los empleados—, desarrollen sus habilidades y crezcan dentro de la compañía.

A la fecha WMyCAM cuenta con 237,055 asociados, de los cuales 51% son mujeres y 49% hombres. Además, 35% de mujeres del total de la plantilla ocupan puestos ejecutivos. En México, los números también son alentadores, de los 198,764 asociados, 53% son mujeres y 47% hombres y 34% de mujeres ocupan puestos ejecutivos.

Socios y empresa

Uno de los proyectos a cargo de Lilia fue la transformación de las tiendas Bodega Aurrera en Centros de Excelencia, que se hicieron más atractivas, cambiaron su forma de acomodar los productos y la atención por parte de los asociados para que los clientes se sientan como en su casa.

Para lograrlo “era importante que los asociados se conectaran con la compañía, entendieran el porqué y para qué de su trabajo y darles un reconocimiento a lo que hacen”.

En los 11 meses que duró el proyecto se trabajó también en Yo Soy Bodega, iniciativa que busca que los trabajadores tengan un sentido de pertenencia en la empresa, éste se alineó al programa de crecimiento dentro de la compañía.

Yo Soy Bodega tiene la intención de que los socios sean los dueños del trabajo que realizan. “No es simplemente ‘yo acomodo mercancía en la tienda’, sino ‘yo sé perfectamente por qué va en este lugar, qué tan relevante es para el consumidor, y cada cuánto lo debo surtir’. Ellos se dan cuenta de que su trabajo tiene una razón”.

A la fecha Lilia se enfoca en la celebración de los 60 años de Bodega Aurrera y prepara a la compañía para el futuro, con el crecimiento del formato y la experiencia omnicanal.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario