Labores domésticas amarra a mujeres al hogar

Panel “La condición de las mujeres en México: ¿Qué debe cambiar?”. Foto EE: Natalia Gaia

Los roles culturales establecidos por la sociedad mexicana, el viejo paradigma de las mujeres en casa y los hombres en la calle, así como asumir la tarea de cuidar a la familia, son algunos de los obstáculos que se atraviesan en la vida de las mujeres e impiden su desarrollo personal y profesional, aseguró Patricia Mercado, secretaria de Gobierno.

“Mientras sigamos siendo responsables de los trabajos domésticos y de cuidado, difícilmente aprovecharemos las oportunidades (…) Debe quedar claro que no depende de cada una de nosotras, sino de las condiciones estructurales que nos ofrece el país”, dijo la funcionaria durante su participación en el panel “La condición de las mujeres en México: ¿Qué debe cambiar?”, en el Women’s Forum México 2016.

Si bien la legislación del país tiene como bandera la equidad de género, la realidad muestra roles establecidos que impiden –por ejemplo– que los hombres realicen labores domésticas, “para ellos es inaceptable, simplemente está fuera de su marco de referencia”, expuso Luis Rubio, presidente del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC).

Pero la problemática no es exclusiva del gobierno, sino también incluye sociedad y academia. Lorena Cruz Sánchez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), se manifestó en pro de una alianza que involucre a estos tres sectores y que contribuya a terminar con los roles de género, donde la única diferencia que se reconozca entre hombres y mujeres sea la física.

“Necesitamos crear pactos desde las instituciones, el gobierno, las empresas y la familia para reconocer los derechos de las mujeres, ya que pareciera que las manifestaciones femeninas terminan molestando a los varones, la reacción machista se potencializa”, complementó Patricia Mercado.

Y aunque cambiar los hábitos culturales no es sencillo, Luis Rubio, presidente del CIDAC, aseveró que la respuesta está en la educación, desde los niveles más básicos: “a los niños, hay que enseñarles que existe una manera diferente de vivir, donde la diferencia de género se termina”.

La realidad cubana

La posición de las mujeres en Cuba no es muy diferente a la que viven las mexicanas: “en la isla contamos con el apoyo del estado, tenemos acceso a educación, a salud y a un trabajo remunerado; el tema de equidad está presente, los hombres –por ejemplo– pueden pedir su licencia de paternidad o de cuidado de un familiar”, indica Nidialys Acosta Cabrera, empresaria cubana quien forma parte de la delegación que hizo presencia en el Women´s Forum 2016.

Sin embargo, la también fundadora de Grupo Nostalgicar, compañía especializada en la restauración y mantenimiento de automóviles clásicos, manifiesta que de cierto modo la realidad dista del discurso, ya que todavía hay actividades exclusivas de las mujeres, como la crianza de los hijos.

Es por esto que “si todavía hacemos esas actividades, hay que asegurarnos de trabajar en los estereotipos de hombres y mujeres y eliminar por completo la idea de que existen diferencias entre ambos. Debemos ser conscientes de que en nuestras manos está el futuro de las nuevas generaciones”, concluye la empresaria cubana.

[email protected]

CRÉDITO: 
Zyanya López / El Empresario