Jefe o catalizador ¿Cuál serás en tu primer puesto como líder?

Sólo uno de cada tres líderes siente que lidia con los desafíos de transición de forma eficaz. Foto: Shutterstock

La transición hacia un puesto de liderazgo es un cambio desafiante, comparable con enfermarse o lidiar con adolescentes

Karen era ingeniera en telecomunicaciones, pero su supervisor se enfermó y tuvo que ocupar el cargo de líder. De la noche a la mañana pasó de ser experta en su área a estar al frente de un equipo de 30 personas.

Si tu caso es similar al de Karen o es tu primera vez en un puesto de liderazgo, es momento de analizar qué tipo de líder quieres ser y definir las estrategias a seguir para conseguir que tanto tú como tus colaboradores crezcan, a nivel personal y dentro de la compañía.

El camino no será fácil, porque ahora eres líder de quienes antes eran tus compañeros o de aquella persona que buscaba el puesto que ahora tienes, pero no te preocupes, existen diferentes habilidades que puedes desarrollar y hacer de ese primer trabajo como líder una gran experiencia.

De acuerdo con Tacy M. Byham y Richard S.Wellins, autores del libro “Tu primer trabajo como líder”, la transición hacia un puesto de liderazgo es uno de los cambios más desafiantes de la vida, comparable con enfermarse o lidiar con adolescentes.

Un estudio realizado por la consultoría Development Dimensions International (IDD) señala que solo uno de cada tres líderes siente que lidia con los desafíos de transición de forma eficaz. Además a un líder nuevo le toma entre seis y 12 meses encontrar el ritmo o “derrapar”.

“Los líderes principiantes que logran una efectiva transición tienen más capacidades para generar un impacto positivo y duradero en sus equipos, familias y carreras”, detallan los autores.

Jefe o catalizador

Ahora que estás en un puesto de liderazgo es necesario preguntarte qué tipo de líder quieres ser, un jefe o un catalizador. Empecemos por describir las características de cada uno. Un jefe es aquel que “manda”, que le dice al equipo qué hacer y suele ser autoritario, no se comunica con el equipo y no suele fijar objetivos.

Sin embargo, un catalizador es alguien que trabaja constantemente en sus habilidades de liderazgo, pregunta y escucha a los colaboradores, dirige en lugar de mandar y se enfoca en el potencial de las personas, apoya sin quitar responsabilidades y sobre todo fomenta la creatividad y la innovación.

Cambia tu mentalidad

Los autores destacan que existen diferentes herramientas que te pueden ayudar a ser un mejor líder, pero la personalidad es algo mucho más difícil de cambiar. “Por ejemplo, es probable que un alto grado de arrogancia, que es otra manera de decir exceso de confianza, haga descarrilar tu carrera, y no encontrarás ningún curso que te haga menos arrogante

Si quieres ser un líder catalizador lo recomendable es cambiar la mentalidad de trabajo individualista a una en equipo. Algo sumamente importante es ganarte el derecho a liderar, para ello se requiere tener la confianza de los colaboradores, lo que permitirá que el feedback sea tomado en cuenta y que los proyectos se desarrollen adecuadamente.

No existe una receta para ser un buen líder, pero sí prácticas que pueden ayudarte como: ser auténtico, sacar lo mejor de las personas y ser receptivo al feedback. No olvides crear tu marca, es decir crear una identidad única.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario