Invertir en los espacios de trabajo es prioridad

Foto: Cortesía

Los nuevos ritmos de trabajo, resultado de tecnologías móviles y personas hiperconectadas, han cambiado radicalmente a los espacios laborales y cómo los percibimos. El modelo de los cubículos, así como el panorama gris y constrictor de las oficinas, sin duda, está obsoleto; sin embargo, las oficinas también se embarcan en un renacimiento y cómo se diseña para los entornos de diferentes tipos de empresa es más importante que nunca.

Más que ser una tendencia, esta nueva forma de trabajar creando espacios que propicien la productividad y el bienestar es todo un movimiento cultural que redefine tanto a las oficinas de grandes corporativos, como a las de las empresas pequeñas y medianas.

Cada detalle de su entorno debe incentivar el desempeño de las personas, equipos y empresas. Por ello, apostar por ecosistemas y espacios flexibles que den a los empleados el poder de elegir y tener el control de su lugar de trabajo es uno de las mejores inversiones que ayudan a implementar estrategias, construir una marca, crear una cultura laboral y, consecuentemente, son un factor decisivo para que una empresa sea próspera.

Muchas empresas hoy suelen concentrarse en la operación y dejan de lado el diseño limitándose a lo funcional; sin embargo, el último reporte global de Steelcase México demuestra que el lugar de trabajo tiene un impacto directo en el compromiso de los empleados. En ese sentido, el mobiliario y los espacios mismos acompañan y comunican a las personas en varios aspectos de la filosofía de trabajo, planes a mediano y largo plazo, al tiempo que crean una conexión de identidad de la organización con las personas.
“En términos más simples, las personas felices por tener un entorno adecuado y que respalde sus necesidades físicas, cognitivas y emocionales se sentirán más conectadas con la empresa y motivadas por formar parte de ella y hacerla crecer”, menciona Mario Cantón, director de customer experience de Steelcase México.

Otro mensaje importante que comunica el entorno es la proyección y el respaldo del crecimiento de la empresa. Más allá del tamaño del equipo actual, sean de diez, cien o más de mil trabajadores, las oficinas deben tener como prioridad el tipo de ambiente que quieren crear, cómo se conecta con tu marca, si es agradable y si propicia el pensamiento creativo.

Esto último, precisa Mario Cantón, es algo a lo que se debe dar relevancia, puesto que la habilidad de ver nuevas oportunidades y aprovechar recursos es una ventaja fundamental para las organizaciones, no sólo en grandes corporaciones, sino en empresas de todos los tamaños.

En ese sentido, la colaboración y el intercambio de ideas, así como el espacio físico que los procuran son vitales. El verdadero cambio surge cuando las personas trabajan juntas e intercambian ideas en un ecosistema que les da la posibilidad de elegir y tener el control de su lugar de trabajo, además de que constituye la forma de trabajo adecuada para la era digital y se entona con las filosofías laborales de las nuevas generaciones.

Las oficinas de hoy son reflejo de las compañías y hacia dónde van. Invertir en crear una oficina moderna, cómoda y creativa, así como hablarle a los empleados sobre lo importante que son para la empresa, hace que los clientes tengan confianza de que tratan con profesionales desde que entran a tu oficina.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario