Innovación debe solucionar problemas nacionales

Foto EE: Fernando Villa del Angel

La innovación está surgiendo de tres fuentes: la tecnología, ciencia y arte. Las dos primeras por si solas, sin vincularse con el arte, generan riqueza para algunos y pobreza para miles, al remplazar la fuerza de trabajo con máquinas.

La Innovación por tanto debe conectarse con el arte y la cultura, y buscar soluciones a problemas nacionales, enfatiza Ramón Muñoz Gutiérrez,

“La innovación que mira por los pobres se llama innovación social en India o inclusiva según la OCDE. Cómo quieran llamarla, finalmente debe ayudar a resolver la pobreza. No hablo de filantropía, sino de que las comunidades sean parte del proyecto, que sean negocios sociales”.

Innovación a la mexicana
Colaborador del gobierno foxista para el que creó la Agenda del Buen Gobierno, y ex Senador panista durante el periodo 2006-2012, Muñoz Gutiérrez ha escrito a lo largo de 20 años libros vinculados al tema de la innovación. En el más reciente “Innovación a la mexicana”, propone que el gobierno debe poner las bases para innovar y ésta debe dar respuesta a los grandes problemas nacionales.

“Se trata de orientar la innovación y premiarla, con millones de pesos para quien ayude a genera soluciones a los problemas del agua. A las empresas ayúdales con estímulos fiscales y usa los indirectos para los chavos, pero conéctalos con la solución de los problemas”.

—Las empresas afirman que hace falta vinculación con la academia ¿cómo innovar con éxito sin este elemento?

En México se le pone énfasis a la vinculación, incluso más que a la innovación misma, y uno se encuentra que no todos siguen ese patrón. La vinculación es un medio, no un fin. Si con ella tienes resultados, bienvenida, si ocurrió con otras modalidades, bienvenida también. Ése es uno de los paradigmas que debemos cuestionarnos en nuestro país, entre muchos otros.

“A mí me tiene un poco sin cuidado la resistencia al cambio de los empresarios… Hay un momento decisivo para México, por un lado hay una fuerza tremenda que apuesta por la cultura de la muerte, por otro tienes a toda una corriente de chavos que quieren hacer un México diferente, se están abriendo camino, esta fuerza se va a imponer y esa es la parte a la que me quiero enfocar en este tramo de mi vida, construir un ecosistema nacional para la innovación”.

“Hay un debate que me parece medio infructuoso, desesperante: pesar que este país va a dar un salto si haces lo que dice la ley de poner 1% del PIB para la innovación. Es un debate falso, lo que importa es crear las condiciones para alentar al sector privado a que invierta en innovación”.

INNOVAR DESDE NUESTRAS TRADICIONES

“Innovación a la Mexicana” surge de una serie de sucesos fortuitos. Ramón Muñoz cuenta que la idea de escribirlo fue sugerencia de Ariel Rosales, editor de Penguin Random House México, a la que se sumó la invitación de la Coparmex para presidir la Comisión Nacional de Innovación de ese organismo, así como toda una serie de invitaciones para hablar sobre el tema.

En él plantea la propuesta de innovar desde nuestras tradiciones para evitar que estas desaparezcan, algo que hacen con éxito empresas como Pineda Covalín, Chamuchic, Flor de Mayo y la estadounidense Converse, que en nuestro país impulsa la campaña “Pintando Pasos”.

—¿Qué se debe entender por innovar desde nuestra diversidad?

Innovar desde nuestra diversidad significa diversificar nuestra innovación. No se trata de saber más cosas, sino de saber hacer más cosas. Vi vas un 14 de febrero al mercado de Jamaica al ver tanta flor pensarías tenemos estados exportadores de flores y resulta que 80% de esas flores viene de los mercados de subasta de FloraHolland, en Holanda. Si no innovas, tus tradiciones van a desaparecer.

“México tiene que optar por la cultura de innovar, el país tiene una gran cantidad de talento. El llamado es a ser parte de esta ola, el reto es que cada quien mejore su metro cuadrado que necesita para vivir y eso hará que otros quieran hacer lo mismo”, finaliza.

[email protected]

acv

CRÉDITO: 
Angélica Pineda/ El Empresario