La importancia de la inteligencia no verbal en los negocios

La INV ayuda a convertirse en un Knowmad confiable. Foto: Shutterstock

Saber percibir e interpretar el comportamiento de los demás permitirá tomar mejores decisiones

Desde que somos niños, se nos enseña que ser inteligente depende de los conocimientos adquiridos en la escuela como matemáticas, literaturas, ciencias, tecnología, entre otras, y entre más tengamos, mayor éxito tendremos al ser adultos, si bien, estos conocimientos son necesarios para la vida, no son el único factor para ser exitoso.

Para generar relaciones, personales y comerciales, se requiere la capacidad de comunicarse a través de códigos no verbales, ya que mucho del lenguaje que emitimos a diario lo hacemos a través de gestos, lenguaje corporal y comportamiento.

Saber manejar esto adecuadamente es inteligencia no verbal, lo que Teresa Baró, autora del libro Inteligencia no verbal (INV), descubre tu potencial de comunicación más allá de la palabra, define como “la capacidad de percibir e interpretar el comportamiento no verbal de otras personas, y la habilidad para responder y actuar no verbalmente en cada contexto, según los objetivos que se quieran alcanzar”.

Indica que todos tenemos INV, algunos con grados más altos que otros. Cuando es alto, la persona puede conocer estilos de personalidad, detectar estados de ánimo, descubrir intenciones ocultas y entender actitudes en la vida cotidiana.

En el trabajo y los negocios, esta habilidad es indispensable porque permite reconocer conflictos latentes, percibir cómo está realmente el clima laboral, prever acciones colectivas e individuales, lo que permite tomar mejores decisiones y crear estrategias más efectivas.

“La observación no es suficiente. Entender a los demás permite actuar de forma más inteligente, de forma que podremos reaccionar de la manera más adecuada a través de la consciencia del lenguaje no verbal propio y del autocontrol. Tenemos que poder elegir la reacción y ésta es una de las claves de la inteligencia emocional”, explica.

Detalla que una persona competente en INV puede percibir e interpretar el comportamiento de otros, ser consciente del propio comportamiento y autorregularlo, adaptarse al contexto y al interlocutor, actuar por iniciativa propia, planifica acciones de comunicación y entrenarse para mejorar competencias.

Arma en recursos humanos

En un entorno tan cambiante como el que vivimos, las empresas buscan talento con grandes conocimientos técnicos y que sea flexible, capaz de adaptarse al entorno y relacionarse con todo tipo de personas, algo que se logra con la INV.

“Se dice que las habilidades duras te consiguen entrevistas y las habilidades blandas (soft skills) te dan el puesto de trabajo”, resalta Baró.

Añade que de acuerdo con la especialista Montse Pichot, psicóloga y directora de Recursos Humanos, la comunicación del candidato no es lo único importante porque el comportamiento no verbal, cobrará más fuerza en el entrevistador.

Asimismo, los reclutadores deben tener bien desarrollada esta habilidad. Por ejemplo, al realizar una entrevista, hay que tener una INV muy relajada, atenta y receptiva para que el candidato se sienta cómodo y escuchado con interés sin juzgar lo que está diciendo.

“Es muy importante que el director de Recursos Humanos tenga habilidades de comunicación y sea un profesional. La parte más estratégica del trabajo es escuchar, explicar, gestionar conflictos y en el fondo, vender los valores y objetivos de la organización a todas las personas que ahí trabajan; esto sólo se puede hacer comunicando”, indica Pichot.


Potencia tu marca personal

La INV se puede desarrollar a cualquier edad, hay que comenzar por observar a las personas, sus movimientos, expresiones del rostro, la relación que mantienen con los demás, entre otras.

Al hacerlo, pregúntese: ¿cómo se sienten en ese momento?, ¿qué imagen quieren transmitir?, ¿han preparado o no su comunicación?, ¿controlan su lenguaje corporal?

Esto también permitirá potenciar la marca personal, la imagen que tienen los demás de ti en tus relaciones personales y sobre todo en el trabajo.

“La forma del mensaje es tan importante o más que el contenido. Si añadimos que recordamos más lo visual que lo verbal, no podremos dejar al azar que esa imagen quedará grabada en la mente del público”, enfatiza Baró.

Para crear una buena marca personal, la autora señala que se deben tener en cuenta tres aspectos fundamentales: naturalidad, ser nosotros mismos sin imitar; humildad para no creernos superior a otros, y corazón, demostrar la pasión que llevamos dentro y transmitir esas emociones a otros. Eso hará que podamos conectar y tener mayor éxito.

Transfórmate en knowmad

La INV también permite tener una mejor comunicación a través de medios digitales, lo que es favorable para los knowmads o quienes busquen convertirse en uno, aquellos que pueden trabajar desde cualquier lugar con conectividad, que sólo requieren su cerebro y tecnología.

Ante los cambios tecnológicos, se puede trabajar de forma remota. El problema es que ante la falta de interacción física, no se puede confiar tan fácil. La INV puede cambiarlo porque ayuda a desarrollar habilidades para relacionarse con cualquier persona en cualquier lugar, a través de diferentes canales, utilizando distintos códigos culturales y en diversos grados de formalidad.

“Ofrece la habilidad de adaptarse rápidamente, conocer a las personas y responder según el entorno con competencias necesarias para cualquier profesional moderno, tanto si trabaja por su cuenta como si lo hace en una organización”, finaliza Baró.

[email protected]

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario