La importancia de desarrollar líderes desde la niñez

Foto EE: Hugo Salazar

¿Que distingue a un buen líder, a un emprendedor exitoso o a un trabajador comprometido? Tal vez su conocimiento técnico, su resiliencia, capacidad de liderazgo o la forma de comunicarse con los demás.

Hoy en día, las competencias necesarias para destacar no sólo recaen en tecnología, inteligencia artificial, ­computación o programación o en la carrera que haya estudiado, sino en las habilidades blandas, aquellas relacionadas con la comunicación, la forma de interactuar con los demás, creatividad y demás habilidades.

Si bien, nunca es tarde para desarrollarlas, Mateo Cuadras, director de Expansión para Latinoamérica de Maple Bear, franquicia de educación que cuenta con un modelo canadiense, dijo en entrevista que para impulsar la existencia de más líderes, emprendedores y crear talento para el trabajo del futuro se debe empezar por desarrollar estas habilidades desde temprana edad, desde la educación básica.

“Son las competencias humanas, de relacionamiento, respeto, trabajo en conjunto y entender las diferencias, las que van a ser el cambio”, comentó el director de la franquicia.

“Hoy estamos hablando de especialistas en tecnología, computación, programación y conocimiento de robótica, pero lo que Canadá nos transmitió —con su modelo educativo— fue que una lengua más como el inglés o el chino y que las habilidades blandas desde la niñez van a hacer la diferencia”.

Cuadras detalló que la mejor edad para desarrollar estas habilidades blandas es antes de los ocho años, porque es el periodo donde los niños forman el carácter y la personalidad.

“Si se hace este trabajo con los niños de cuatro, cinco o seis años, no necesitarás hacerlo después y te enfocarás en otras disciplinas como ciencias o matemáticas”.

La diferencia de la educación entre México y Canadá, de acuerdo con Cuadras, es que en México, se tiene un modelo más tradicional, es decir, se prepara a los niños para seguir la profesión de sus familiares, ya sea abogados o médicos, y se dejan de lado las habilidades blandas, que deberían impulsar estas profesiones.

Por ello la importancia de hacerlo desde la educación básica, desde los primeros años de formación educativa, para que los conocimientos se arraiguen a los líderes del futuro.

¿Qué habilidades requiere un líder?

Para Santiago Íñiguez de Onzoño, presidente de IE University, las habilidades de un líder deben ser combinadas, entre blandas y técnicas.

Por un lado, las softs skills, porque un líder requiere habilidades y la capacidad para trabajar en equipo, motivar a otros a ser empático y sociable.

Las habilidades blandas también le ayudan a ser compasivo, a entender a los demás y sus problemas, no hay que dejar de lado la humildad, que es indispensable para poder aprender, “porque las personas soberbias que creen que lo saben todo no pueden aprender, no están abiertas al aprendizaje”, comentó.

“De manera que, la modestia y la humildad son una de las claves del liderazgo”, así, las softs skills se vuelven importantes; sin ellas no se puede motivar y dirigir a otras personas.

CRÉDITO: 
Elizabeth Meza Rodríguez / El Empresario