Igualdad de género se lograría en 99.5 años

Si aumentan las mujeres, habría 2,000 millones de ingresos extra. Foto: Especial

A pesar de que en los últimos años se ha trabajado por romper la brecha de género, todavía falta mucho por hacer, al grado que pasarían 99.5 años para que esto pueda lograr, revela el Women Economic Forum, a través de su informe Global Gender Gap 2020.

De acuerdo con cálculos de McKinsey, América Latina podría aumentar 14% su PIB en cinco años si se incorpora a las mujeres a la fuerza laboral, un total de 2,000 millones de ingresos extra, por lo que es importante trabajar en mejorar la situación.

Janet Rivera-Hernández, vicepresidente de Comunicación de Mastercard para América Latina y el Caribe, explica que seguir ignorando el talento de las mujeres y su contribución a la prosperidad global es simplemente inaceptable, sencillamente porque no hay motivos.

“Aunque a veces parece que el mundo fue diseñado sin tener en cuenta a la mitad de sus habitantes, es unánime que la diversidad y la inclusión contienen la clave del desarrollo futuro. Lo dicen todos los estudios que proponen planes económicos para recuperarnos de la crisis de Covid, pero también es evidente en la mentalidad de los millennials, para quienes la igualdad de género es una obviedad”, explica.

Añade que para empezar a hacer el cambio, hay que diversificar las posibilidades para dar a las mujeres el mismo acceso a las mismas oportunidades. Por ejemplo, en Mastercard se implementan programas para respaldar a las mujeres en sus puestos de trabajo o en su rol como emprendedoras, para estimularlas y capacitarlas.

Otros de los programas a ejecutar, como indica el World Economic Forum, son los STEM (Ciencia, tecnología, Ingeniería y Matemáticas)

“Aunque las mujeres de América Latina han aumentado su nivel educativo en los últimos años, todavía subsisten algunos sesgos. Por ejemplo, en la elección de sus profesiones, las mujeres se inclinan más por las carreras relacionadas con educación, creatividad o servicios, mientras que los hombres dominan en los campos de las ciencias de datos y la tecnología”, indicó Rivera-Hernández.

De igual forma, se debe trabajar en el impulso del emprendimiento femenino, pues de acuerdo con el Banco Mundial, 50% de las pequeñas, medianas y grandes empresas de la región son dirigidas por mujeres, pero a la gran mayoría de ellas les resulta difícil desarrollar sus negocios más allá de una micro-empresa. A nivel Latinoamérica, entre 30 y 40% de las mujeres están comprometidas con algún emprendimiento.

Perú es uno de los países donde los mujeres emprendedoras destacan en el sector micro, pues un poco más de un cuarto del total de las micro y pequeñas empresas están lideradas por mujeres y la participación femenina es mayor a la de los hombres: 76% de mujeres trabajan en las empresas más pequeñas del país contra 70% de hombres. Gran parte de esos negocios son familiares, lo cual condiciona su gestión y su funcionamiento porque las mujeres son las principales responsables del cuidado del hogar y la familia.

“La crisis económica que deja la pandemia de Covid-19 va a requerir del esfuerzo de todos para salir adelante. Sumar la fuerza femenina no es solamente lo que hay que hacer, sino también el camino directo a la reconstrucción de un mundo más inclusivo y plural. Quienes primero se den cuenta del potencial productivo que tienen las mujeres serán los primeros en cosechar los frutos, un mundo que funciona mejor para las mujeres crea posibilidades sin límite para todos”, finalizó Rivera-Hernández.

CRÉDITO: 
Redacción / El Empresario