Identifique a los colaboradores “prefesionales”

Foto: Shutterstock

Al emprender se debe tener una adecuada estrategia de trabajo, una aportación innovadora y rentable, pero, para llevar eso a cabo, lo más importante es contar con un buen equipo de trabajo, algo que muchas veces no es fácil de lograr.

Los equipos de trabajo deben saber resolver conflictos y generar un buen ambiente laboral o, de lo contrario, la productividad y calidad de la empresa se deterioran. Por ello, hay que tener un equipo profesional; sin embargo, muchas compañías tienen colaboradores “prefesionales”.

“En términos coloquiales el prefesional­ se considera un charlatán o estafador, sólo que eso se atribuye a quien tiene intención de causar daño. Realmente no tiene malas intenciones, sólo carece de experiencia para manejar la situación a la que se enfrenta”, explicó Miguel Ángel Bravo, ingeniero en tecnologías de la información y comunicación quien implementó el término.

En entrevista, Miguel Ángel detalló que los “prefesionales” (término compuesto a partir de la palabra pretender y profesional) generan impacto negativo a la compañía, porque no cumplen con los objetivos esperados y crean mala imagen e insatisfacción con los clientes.

Si bien,esta situación es común en muchas empresas, donde más se presenta es en las formadas por amigos porque no saben separar los lazos de amistad y creen que todos saben de todo, cuando realmente no tienen ningún progreso.

Asimismo, mencionó que estos tipos de personas son fáciles de identificar porque suelen ser arrogantes y soberbios, dicen “yo sé hacerlo” o “yo solo puedo”, únicamente porque tomaron algunos cursos rápidos o estudiaron un poco del tema. En cambio, la gente profesional se enfoca más en resultados que en presumir sobre lo que sabe.

“Dejar de ser prefesional, sólo requiere de humildad, estar abierto a nuevas ideas”, dijo.

Para que una empresa se consolide entre las mejores debe crear un equipo de trabajo excepcional, donde se depuren los colaboradores “prefesionales” y se realicen otras acciones importantes.

Roberto Martínez Saavedra, CEO y cofundador de Nearsoft, empresa de desarrollo de software, señaló que las organizaciones invierten en diferentes áreas, pero muy poco en el desarrollo de personal, la cual es clave para lograr el éxito.

“Para llegar a un buen crecimiento necesitas un equipo sólido. Debes tener una buena cultura laboral porque de lo contrario los colaboradores buscarán otras oportunidades y, por consiguiente, la productividad de la empresa bajará”, indicó.

Ante esto, los líderes deben promover un objetivo en común con los compañeros de trabajo, darles autonomía, promover la colaboración, hacer que estén felices en la organización, motivarlos a que encuentren sentido en sus actividades, enseñarles a resolver conflictos entre ellos y crear programas de desarrollo profesional. Asimismo, no deben contratar personal sólo por la necesidad del momento, sino por sus habilidades.

Las actitudes que ayudan a los colaboradores a estar a gusto en la compañía son parte del salario emocional que permite ser feliz en el trabajo.

En este sentido, Helios Herrera, consultor de empresas y director general de HH Consultores, mencionó que este tipo de salario se caracteriza por el reconocimiento del trabajo realizado y hacer sentir al colaborador parte del equipo, al tener una relación sana de las dos partes, donde se profundizan en las necesidades personales, se fomenta y valora la responsabilidad y se ayuda a crecer dentro de la organización.

El adiós

Uno de los momentos más difíciles para los líderes y empresas en general es cuando deben dejar ir al personal porque no son productivos o generan un mal ambiente de trabajo; es decir, son “prefesionales”.

Cuando esto se presenta, Saavedra recomienda evaluar la situación, no ser espontáneo y entablar un diálogo donde se busque un acuerdo o el final de la relación.

“En la plática hay que dejar en claro que no es personal, sino que es algo que se quiere resolver porque beneficia a todos”, finalizó.

CRÉDITO: 
Elizabeth López Argueta / El Empresario